Bésame, bésame mucho (8)

Texto: Alixx_core

Todos somos diferentes, cada quien tiene experiencias distintas en cuanto a las muestras de afecto se refiere, pero debemos de analizar que hay cosas que simplemente debemos evitar hacer cuando vamos a besar a alguien, ya sea porque es de nuestras primeras citas o porque simplemente, se da la oportunidad de besar a ese alguien sin tener ni pizca de sus gustos y preferencias (un total desconocido pero con ganas de conocerle los maxilares y premolares).

Es como todo, la primera vez es de impresionar y por ende si lo haces bien, puede haber una tercera, cuarta, milésimas de veces para poder experimentar con lengua ajena un buen beso.

En definitiva lo primero, higiene: aunque no vayas a besar a alguien, creo que la higiene habla mucho de la persona. Cepillarse los dientes, el enjuague bucal, unos chicles o unas mentas cuando hay un poco de prisa, pero es imprescindible que se apetezca para que así surja el deseo de besar unos labios.

Paso a pasito: nadie quiere tener a un kraken en su boca a los segundos de haber besado a una persona. Debemos entender que todo lleva un proceso, hasta un beso; no es necesario hacer un movimiento impresionante con la lengua al principio de la jugada, tampoco el llegar a no poder respirar para pasar la saliva. Un beso no tiene un cronómetro, el contar los segundos o minutos no va a dar una puntuación, todo se va dando, el acercamiento, las caricias, la respiración, todo poco a poco se va conectando para que se complementen en ese instante.

*Un buen beso se acompaña con agarrar el trasero de la damisela, es en serio caballeros, es el plus, para cerrar con broche de oro un buen beso.

¿Cerrar o no los ojos? Es todo un misterio, pero el tenerlos cerrados, le da más inventiva a la situación, te puedes imaginar en otro lugar, sin duda qué flojera estarle viendo las cejas o las imperfecciones de la nariz, cuando puedes mejor entregarte de forma total en ese bello acto llamado “beso”.

Se pueden hacer listados, capítulos tras capítulos y hasta libros enteros de cómo poderse manejar en la intensidad que se debe de aplicar en un beso, pero para eso estamos en el mundo, para experimentar, para sacar provecho de lo que somos buenos y sobre todo es muy certero el dicho de “la práctica hace al maestro”, así que con calma llegaremos a tener esa maestría y tal vez ayudar a otros que tengan las mismas dudas.

Solo les podemos decir: ¡A besar se ha dicho!

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM