A Bailar en el Pepsi Ska Fest 2017

PepsiSkaFest.Fotos26

Fotos: Rodrigo Puente
Texto: Gustavo Azem

La tercera edición del festival skato creado por ZepedaBros junto a Pepsi culminó con dos cátedras de buena música, preparación, huevos. Hablamos, claro, de Fishbone desde  Estados Unidos y Panteón Rococó, más mexicanos que el nopal.

Antes, pasaron por las tarimas del Pepsi Center en el WTC algunas banditas dignas de olvidar onda Deskarriados, Viernes 13, La Resistencia y demás. Ninguno logró que la gente hiciera un esfuerzo por divertirse, supongo que debido al poco reconocimiento que acumulan. Además había puro poser, reconozcamoslo.

Punto extra para La Cuneta Son Machin, una banda salvadoreña que presentó su propuesta ante unas dos mil personas que ya esparaban, impacientes, a sus ídolos de la secundaria. Este conjunto extranjero al menos intento hacerlo divertido e irreverente, al menos chistoso. “Nosotros no tocamos ska”, dijeron con honestidad. Bien.

Luego tuvimos a Roco Pachukote, vocalista legendario de la escena en México. Echó algunas buenas rolas sobre la paz, la madre tierra y el ambiente. Lástima que a su gente le valió reverenda verga el mensaje, pues prefirieron pedir rolas clásicas de Maldita Vecindad. Así fue como “Pachuko” y “Kumbala” calentaron el escenario para los estelarísimos Fishbone.

Lástima que me la pasé pendejeando en Twitter, Facebook e Instagram debido al grado de aburrimiento y me terminé la pila del celular. Quería grabar la monumental aparición de Angelo Moore and company, al menos una rolita, pero necesitaba la carga para llamar a un taxi o pedir un Uber.

FISHBONE

Unos fulanos gringos vestidos muy raro abordaron las tarimas para recetas unas buenas rolas, casi himnos, que todos los antes mencionados debieron escuchar y aprender muy bien, pues la cátedra gratuita puede ayudarles a mejorar.

“Ugly” y “Ma & Pa” fueron, claro, de las más coreadas. Pero fuera de esas casi no cantó el público, no había necesidad. Toda su energía la concentraron en bailar como dios manda, con todo y chela de 100.00 varos en la manopla.

“Alcoholic” y “I wish I had a date” me pusieron a tono, la neta. No me quedó de otra más que unirme a la gente que armó un pequeño desmadre onda ‘la víbora de la mar’. “Hey, hey, hey”, gritamos entre empujones y tiramos algunos refrescos.

Un wey con su ‘bendición’ en los hombros armó el círculo de paz para ponerse a bailar como pinche enfermo. Eso, amigos, amigas y extraños, es un concierto, no chingaderas.

PANTEÓN ROCOCÓ

Panteón saltó al escenario con el objetivo de hacer felices a los chavitos que acudieron por vez primera, junto a sus compas, a un concierto del Rococó. Muchos no pudieron comprar chela, pero iban con sus casos de Pepsi por todo el foto cómo absolutos jefes.

“Arreglame el alma”, “Ciudad de la esperanza” y “Asesinos” iniciaron las hostilidades. Por fin la gente se veía feliz, con ganas de partirse la madre. “Buscándote” y “Pequeño tratado de un amor” siguieron el desfile de grandes éxitos.

La noche se pronosticaba larga todavía, más de uno se iba a quedar barado, sin metro, sin lana y con la única vía de parar un taxi gandalla que le cobraría doscientos varos extras o hasta 500.00 si va bien, pero bien pedo.

Sin embargo, se olvidaron de todo gracias a “Fugaz”, “Vendedora de caricias” y “Estrella roja”. Canciones legendarias de la escena skata nacional. Hasta los cumbiancheros o los chacas las topan, las cantan, las disfrutan.

Entre el público, gozaban el concierto los músicos de otras agrupaciones que también regalaban selfies y autógrafos. Bien rockstars aunque nadie topara más de una rola. Pero a ellos les basta con alimentar muy bien a su ego.

“Nada pasó” dejó un mensaje de paz, mientras “Esta noche” provocó dos o tres lágrimas de coraje y desamor. Todo terminó, al menos para mí, con “Toloache pa mi negra”, pues los he visto tantas veces en vivo que puedo adivinar con que canciones finalizan, pero no las soporto.

Me esfumé antes de escuchar el tecladito de “La carencia”. Hasta pronto, Pepsi Ska Fest, échale más ganas el próximo año porque la competencia te saca dos metros de altura con su desmadre en el Palacio de los Deportes. ¡Ponte chingón!

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM