Así Habló Zaratustra de Friedrich Nietzsche

Arcano

El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre, una cuerda sobre el abismo, un peligroso pasar al otro lado, un peligroso caminar, un peligroso mirar atrás, un peligroso estremecerse y pararse.

Nietzsche es verdadera literatura avanzada, no solo está escrito como una parodia a los evangelios bíblicos, sino también contiene las premisas más controversiales, y a la vez de mayor madurez, en toda su filosofía.

Escrito en destajos unitarios de poderosa calidad poética, Así hablo Zaratustra nos remite a la búsqueda de los verdaderos valores del hombre, renunciando a las susceptibilidades mismas de esté. Es decir: el miedo al dolor, a la muerte y a la eternidad.

En cada uno de los múltiples apartados se nos señala un vicio de la naturaleza psíquica del hombre, nacidos de le evolución misma de la cultura occidental, donde rápidamente es invalidada y desmotada bajo una premisa: a voluntad victoriosa del hombre sobre todo lo demás.

El parecido con los ataques a la cultura prevaleciente tal el Elogio de la Locura de Rotterdam se terminan a mediados de texto cuando nos adentramos al pasaje en el cual Zaratustra, ironía de Jesús, afirma su punto más escandaloso: la muerte de dios.

Nietzsche considera en términos generales que la existencia de un dios que permitiera la existencia de una sociedad enferma, esclava de si misma, seria el resultado de un ente atormentado y carente de interés verdadero de la condición humana.

Esta conclusión se va desarrollando y profesa que a ser ilógico la existencia de un ser con cualidades de dios, con estás actitudes, entonces, lo único lógico sería la eminente ausencia de dios, por lo cual el hombre ya no tendría obligación alguna a respetar una cultura y una moral que sólo produce un perjuicio.

Es claro que sin reglas el libertinaje y la anarquía imperarían, entonces Nietzsche a través de la voz de Zaratustra, declara que para que el hombre sobreviva admitiendo su condición real de ser natural y salvaje, esté debe transformarse.

La transformación hacia un ente de carácter y temple de valor independiente de cualquier condición diferente que las dictadas en la naturaleza y el cuerpo. Así es como nace su concepto más perdurable, el nacimiento del superhombre.

Superhombre por que se considera inferior a todos los demás.  Así hablo Zaratustra, es la diferencia entre el interesado en la filosofía y la capacidad de filosofar, es el punto que cualquier interesado en el desarrollo humano tiene que traspasar. Es donde muchos suelen quedarse.

No es recomendable si no se cuenta con el nivel intelectual necesario y la misma sensibilidad metafórica, no considerar esto, genera el riesgo de un estancamiento psíquico o aun peor, una proyección hacia el radicalismo, tal cual los nazis cuando leyendo a Nietzsche.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM