Bailando entre la lluvia en el Gozadero Dancing Club Doritos del Vive Latino el Sábado

Reseña: @Futuroll
Fotos: OCESA

A pesar de ser un escenario nuevo con actos demasiado fuera de lo usual en cualquier festival de rock, tuvo bastante consideración por parte de los asistentes para darle una visita pequeña o constante durante los cuatro días. El Sábado 29 tuvo una cantidad menor de visitantes a comparación de los otros tres días; durante la tarde y la noche no hubo lleno en la pista, aún así hubo propuestas y actos que garantizaban el baile con todo y la lluvia.

No hubo actos antes de las 5 de la tarde y para iniciar las actividades en esta pista durante el Sábado, el primer show a escuchar fue Chancha Vía Circuito; el granizo azotó en su plena presentación y eso no importó para que sus sonidos de base en ambientes naturales, ritmos caribeños y sudamericanos y hasta algo similar al sonidero; pusieran a bailar debajo de la lluvia a cualquiera que estuviera al aire libre sin protegerse de ésta.

Con la temperatura bajando y el viento aumentando, Sonido Martines, con ambientes más cercanos a lo tropical, lanzó una bomba de calor en la pista a pesar de tener un poco de complicaciones después de la lluvia que llegó a un excelente final. Así, con el calor puesto y el aumento en la cantidad de la gente en su máximo del día, Will Holland, mejor conocido como Quantic, entretuvo a los presentes con muchos sonidos diferentes mezclando sus bases de ritmos colombianos y andinos. Fue el único músico que vimos que bailaba completamente a la par de los presentes y el que obtuvo una mejor respuesta de ellos.

La misma cantidad de gente se mantuvo y entró el clásico sonido de cumbia colombiana conocido como Sonido Sonorámico. Tal cual lo hemos visto en videos o escuchado en canciones en la calle, el Sonido Sonorámico contagiaba el baile sin querer hacerlo; a muchos se les quitó la vergüenza hasta bailar sin ropa durante 50 minutos.

Cambiando el panorama y con una proporción menor de asistentes en la pista, Siete Catorce no puso a bailar al cien por ciento a todos, aunque sí hizo vibrar el escenario con sus beats alojados en el dubstep y el tribal. Fue una propuesta que en vivo se maneja diferente a sus sencillos que normalmente conocíamos como “Distancia”. La masa fue disminuyendo poco a poco terminando el día y salió Frikstailers; cualquiera podía verlos desde muy cerca. Fue un acto muy diferente a lo anterior y fue del gusto mayor para algunos. Los originarios de la Ciudad de México mezclan bastantes ritmos que en conjunto hacen una verdadera pista de baile, lástima de la poca asistencia. Se escuchaba un poco de house, cumbia y reggaeton que hipnotizaba a cualquiera que los estuviera observando junto a sus mágicos atuendos.

Para finalizar el día y cerrar el escenario en esta tercera sesión de actividades, el dueto alemán Schlachthofbronx que sacudió a los poquísimos hombres y mujeres que sobraban, salió a terminar de explotar los pies de los mismos. Algunos venían directo de ver a Los Tigres Del Norte y se aferraban a no irse, así que el baile terminó hasta casi la 1:00 am. Su estilo va demasiado cercano al hip-hop pisándole los talones al dubstep, algo que ya habíamos visto un poco con Diplo que se acomodaba perfecto.

Así termina un día más en este apartado bailable, con más propuestas un tanto desconocidas que abastecieron a la poca audiencia que llegó a ver a por lo menos un acto debajo de la lluvia, el calor y el frío.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM