Blonde Redhead satisfaciendo lo aleatorio en El Plaza Condesa

Reseña: Fernando Contreras
Fotos: Toni Francois

Blonde Redhead regresó, otra vez, ahora para la presentación de su novena producción discográfica, Barragán, a propósito de la celebración de los 20 años de la salida de su álbum debut homónimo. Kazu Makino y los hermanos Simone y Amadeo Pace lograron hacer del concierto de El Plaza uno totalmente diferente a lo que ha sido en sus muchas visitas anteriores; desde nuestra perspectiva visual hasta los temas que decidieron tocar en su set.

La agrupación capitalina Ayer Amarillo fue la escogida para abrir el concierto de Blonde Redhead y ahora se notaron con una actitud más madura y más evolucionados en su forma de tocar a como lo estaban en forma de Yellow Yesterday. Los nominados a los IMAS 2015, recorrieron de manera adecuada su maravilloso Sueño Delta en poco más de 40 minutos y con casi el recinto lleno; sin duda fue la mejor opción para la espera.

Llegó el momento de darle la bienvenida a los originarios de Nueva York, que resultó ser una entrada un poco insípida y con muy poca emoción desde el público; falta de ganas considerando que estaba casi lleno El Plaza. Antes de comenzar su set, me llegó a la mente los comentarios que leí cuando salió la noticia de su regreso; malos desde luego, los buenos son a veces ignorados. No sólo decayeron las emociones por ver en vivo a esta agrupación, si no que la esperanza de escuchar algunos temas favoritos casi desaparece de la mente de muchos fans.

Aún así, la curiosidad de escuchar nuevas canciones en vivo y una posible mejoría por parte de el trío nos dejaron más que curiosos por verlos de nuevo. “Lady M” (la primera de Barragán en el set), “Falling Man” y “Hated Because Of Great Qualities” fueron los temas que prometieron tener una gran noche con la posibilidad de salir satisfechos aunque no escucharamos lo queríamos.

Suguieron “Love Or Prison”, “Mind To Be Had”, “No More Honey”, “Doll Is Mine” y “Melody” para que hasta aquí ya tuvieramos muchos comentarios. La iluminación estuvo fatal para el escenario, para Amadeo Pace y para el público en especial; muy incómodo. Por otro lado, Barragán tiene una producción impecable, lo cual no se refleja del todo en vivo. Ésto lo pudimos confirmar con “Dripping”, canción que, directo del álbum, se escucha mucho mejor que en vivo considerando las implicaciones que cualquier canción pudiera tener.

Hubo momentos un tanto divertidos, como el interrumpir el set para que Kazu Makino fuera al baño o el golpe en la cara de Amadeo con el micrófono. Antes de salir del escenario para regresar en el encore, sonaron “In Particular” y un clímax desde el público con “Spring And By Summer Fall”, la única canción hasta este momento de su afamado 23.

Regresaron con “Here Sometimes” y “The One I Love” casi sin distinguir una de la otra y para terminar se escuchó “Defeatist Anthem (Harry And I)” con una de las más esperadas, “23”.

Al final, absolutamente todos salieron satisfechos; aunque siempre tendremos el prejuicio de no ir a algún concierto como el de Blonde Redhead por que seguramente no escucharemos “tal tema”. ¡Aceptémoslo!, nunca saldremos sin necesitar de más y sobre todo si se trata de su banda favorita. Vean el lado bueno, en esta ocasión Kazu no estuvo drogada y su vestido nos agradó.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM