Carlos Ann: Una Noche Frenética e Irrepetible en el Lunario

Fotos: Rodrigo AcevedoTexto: Kira

Una noche mágica, frenética e irrepetible es lo que Carlos Ann prometió para la lluviosa noche en el Lunario de la CDMX, lugar donde presentó su nueva producción musical Mapa Mental.

Carlos Ann, junto a su grupo de músicos, salió al escenario del Lunario, donde se encontraban un sillón y un viejo televisor, convirtiéndolo en la sala de su casa, a la cual nos invitó a escuchar sus pensamientos, historias y sentires en forma de canciones para revivirlas juntos.

El show se dividió en cuatro actos, como si fuese una obra de teatro. Para presentar cada uno de ellos, una chica acompañada de un péndulo ponía en escena un performance, creando una atmósfera de misticismo, mientras que en las pantallas postradas a cada lado del escenario veíamos unos versos que daban título a cada uno de los actos.

Primer acto. “El todo. Todo es mente, el universo es mental”.

Lo que sonó para éste fue París Aísa Barcelona Calella”, “Las Hormigas Enloquecen”, “La Prisión No Nos Salvó”, “Arthur Cravan”, “Berlín”, “Nuestro Amor Fue Un Fracaso” “Cientos”, los cuales son los temas que componen el nuevo material Mapa Mental.

Segundo acto. “Toda causa tiene un efecto, todo efecto tiene su causa”.

Cuando el público ya había entrado en calor, pudimos disfrutar de temas más viejos y temas que los fans no solo coreaban, sino que los vivían como “Cinco Semanas”, “Ojos Distraídos”, “El Pozo Del Lamento”, “Maldito Viernes”, “Vámonos Al Mar”, “Chica Underground”, Rusa Rumana”, “Hada”, “Hoy Me Dejar锓Ateo”.

Tercer acto. “Nada es inmóvil, todo se está moviendo, todo vibra”.

Desde aquel sillón postrado al centro del escenario y acompañado por dos guitarras acústicas, empuñadas por Juan Carlos Allende y Enrique Rodríguez, Carlos Ann nos deleitó con piezas musicales con un ritmo más lento e íntimo, poniendo los sentimientos a flor de piel a más de uno en aquel lugar.

“Y No Queda Nada”“Calle Matanzas”“El Olvido”, “El Triste” de José José, “El Patata”, “Llora”, “La Venganza No Viaja Conmigo”, y Atrapando Recuerdos” fueron los temas que nos erizaron la piel en este acto.

Cuarto acto. “El ritmo es el equilibrio”.

Para este acto volvió el frenesí al que se le puso pausa en el tercer acto.

Bañado en sudor, desfajado y emocionado, Carlos Ann, mientras interpretaba “L’Amour”, bajó del escenario para cantar y brincar junto a la gente que no paraba de corear cada uno de los temas con todo el corazón.

Después de casi tres horas y media, en las cuales se dejó el corazón  y el alma, tanto en el escenario como en la pista, llegó el final del concierto, el cual, tal y como se prometió, fue mágico, frenético e irrepetible, superando las expectativas de todos los que asistimos esa noche.

Por cierto, lo que hizo vibrar ese cuarto acto fue “El Odio De La Derrota”, “Fin De Año”, “Laudano”, “El Desierto”, “L’Amour”, “Golpe En La Sien”, “El Precio del Peaje”, “La Mejor De Tus Sonrisas”“Vudú”.

 

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM