Casino Shangai, la banda underground Techno Pop en El Imperial

Reseña por: @GabaMaiden
Fotografía: @AeGre

Indudablemente hemos de aprovechar la época en la que vivimos; existen ya tantas bandas y géneros en escena, que la vida en el ámbito musical se ha vuelto la caja de chocolates que siempre quisimos.

Era noche de jueves y un ambiente onírico nos esperaba a las puertas de El Imperial con grandes hostess entregándonos sonora bienvenida: Casino Shangai, la épica banda underground en la escena techno pop de los ochenta, estaba lista para servirnos buenas dosis provenientes de instrumentos electrónicos, objetos, una frontgirl en tonos sexies con mucha actitud y cintas pregrabadas.

Allá por 1984, Casino Shangai se conformaba por cuatro músicos de quienes Humberto Álvarez estaba al mando de la batería electrónica.

Actualmente Carlos Robledo -teclados-, Walter Schmidt -caja de ritmos- y Ulalume Zavala -voz- son los miembros fundadores que continúan en el proyecto de Casino con gran aplomo y esa experiencia proveniente de las diversas bandas y conceptos musicales a los que se han enrolado cada uno a lo largo de su carrera.

Ulalume durante los años noventa se destacaba por romper esquemas, presentándose en un ambiente mayoritariamente destinado a los ejecutantes masculinos de la onda DJ, para después convertirse en la voz de una de las bandas precursoras de la música electrónica en nuestro País, Casino Shangai.

Si el panorama en el que se desarrolló la historia de esta banda fue underground, se debió también en gran parte a la ideología preponderante en los proyectos de Robledo y Schmidt, entre los que destacan bandas de rock progresivo como Decibel y la icónica del post punk en México, Size.

La base tanto de Size como de Decibel se manejaba en el teritorio de la música experimental y el Rock In Opposition, cortes en los que además de la ejecución de nuevas corrientes, se dedicaron a escribir sobre nuevos géneros del rock y de las bandas underground a nivel internacional en revistas como Sonido, de la que Schmidt fue editor y articulista. Todo ello a manera de empuñar una bandera de oposición contra la represión de la música experimental en la industria disquera.

Venas de la época post punk y precursores de la electrónica en tierra azteca, Casino Shangai nos mostró en onírico ambiente, el poder de mágicas percusiones, valses, tiradas a la ópera y a la lírica en francés, el poder de una banda legendaria, que después de 25 años de ausencia en la escena musical, volvió vestida en atuendos surreales y post industriales, donde el dance de los ochenta tomó vida en la chaviza que se dejó caer, así como entre contemporáneos de la banda.

La noche de regreso de Casino Shangai es una noche que recordaremos siempre iluminada a lo magenta, en una especie de happening setentero y de la que pronto esperamos seguir escuchando esa electrónica dual entre dance y pop con toques de house tecno.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM