Crimen: ¡Gracias Totales Cerati!

Texto: GabaMaiden

Un 11 de Agosto de 1959, el rock iberoamericano firmó un pacto para  traer a la  luz a una leyenda  musical; Gustavo Adrián Cerati.

Ocho años más tarde, para ser más exactos un 11 de Agosto, pero de 1967, nació Enrique Ortíz de Landázuri, mejor conocido como Enrique Bunbury.

Evidentemente, una comparación entre ambos talentos sería abismal, pues Gustavo Cerati, en vida y más allá de ella, dejó un tatuaje generacional y un legado, mucho antes de partir, traspasando distancias y épocas.

Un amor amarillo llegó para colarse a nuestros oídos por siempre, a manera de composiciones e himnos de música ligera, que estoy segura que jamás nos abandonarán.

Un crimen lo que la vida nos quitó el 15 de Mayo de 2010, cuando Cerati sufrió aquel accidente cerebrovascular.

Ciudadano ilustre, ganador de numerosos premios y de nuestra lealtad eterna para que jamás nos falten vitaminas, Gustavo nos hizo prófugos del new wave, del shoegazing, del hard rock y de tantos otros géneros en dream pop, influenciados por bandas del corte de The Police, Queen, Deep Purple y por supuesto, de David Bowie y Luis Alberto Spinetta.

Muchos otros abrazarán mejor la bandera de unos Héroes Del Silencio, apegándose más a lo country y al blues, con ese toque rockero y esa voz característica de Bunbury, pero, ¿Cuántos en comparación a Soda y a su gran Gustavo?

¡Gracias Totales Cerati!

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM