Cumbia amazónica en El Imperial con Sonido Gallo Negro

Texto: Gabriela Estrada
Fotos: Michell Alegría

Guitarras con fuzz, un delicioso güiro, series de sintetizadores multi timbrales personificados en órganos Farfisa, rock garage, cumbia peruana y música instrumental, iluminaron caderas la noche del Viernes en El Imperial.

Aunque la noche lucía serena y tímida, de poco en poco el aterciopelado Imperial se fue llenando de bailadores de cajón y de clóset. Con sed de aventura, nos arremolinamos en torno a la barra, pedimos un cuarteto de mezcales y poco después, unas buenas cervezas.

La gente seguía llegando y de tanto en tanto, en un intro hipnotizador, Gallo Negro cortó el listón de inauguración del desmadre danzador a ritmo de “Valicha”.

Sonrisas, parejas  y nuevos amigos a cadente movimiento, amoldaron sus pasos a la suave brisa sónica de “Rimsky”.

Y a cada paso de la velada, extraños y conocidos se unieron a la zandunga amazónica, guiados por el sonido de la flauta transversal, ¡Al estilo Gallo Negro!

¿Hay a caso algo mejor para beber alegría que una gozosa y calurosa noche de baile? Sonidos peruanos setenteros, cumbiancheros a la batuta de una banda de nacionalidades argentinas y mexicanas, con un flautista de facha a la Frank Zappa, efectos y texturas que se reventaban en el timbal al son de la Farfisa.

Definitivamente ese power en la escena empapelado en rolitas como “Bocanegra”, “Lamento En La Selva”, “El Mercado De Los Brujos” y “Caminito Serrano”, da un color distinto a las historias del día a día, que paradójicamente son crónicas y sones armados entorno a lo popular, a lo cotidiano.

No lo duden vagabundos, la próxima vez que sepan que Sonido Gallo Negro ronda sus terruños, ¡Denle vuelo a la hilacha!

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM