De Vagabundos a Ídolos: Triciclo Circus Band presentó “Cada Vez”

Texto: @_TheCallMeFefe
Fotos: Mario Calderón / OCESA

Se abre el telón,  se apagan las luces, la gente comienza a gritar. Un payaso aparece ante la audiencia,  entre la que también se distinguen narices rojas. Se trata de “Rulo, el payaso”,  abriendo paso a lo que sería un show memorable. Después salió una bailarina, el performance fue corto y agradable,  todo para dar pie a lo esperado, el  acto de la noche: Triciclo Circus Band.

En el país existen historias de éxito, bandas que ascienden rápidamente, otras que tardan un poco más. La de Triciclo, sin duda alguna, es una de las más interesantes y cautivadoras. Hace algunos años daban sus primeros shows en la calle de Madero en el centro de la ciudad, esta noche presentaban su segundo material, en un elegante contexto, en El Plaza Condesa. De vagabundos a ídolos.

Los poliglotas rompieron el silencio con “Buongiorno”. En el escenario aparecieron un grupo de niños con trajes folklóricos de campesinos del siglo pasado a bailar y cantar “Circum” junto a la banda. El show estuvo plagado de invitados, Pato de La Maldita Vecindad fue uno de ellos, que sorprendió al llegar al escenario con los primeros acordes de “Kumbala”, éxito de La Maldita.

“¡Chiste, chiste!” gritaba el público que se conformaba de niños desde los 4 años hasta parejas de la tercera edad. Un show familiar de más de 500 mil asistentes. Los capitalinos bailaron y corrieron entre la gente mientras interpretaban “Influenza”; El Plaza se convirtió en una fiesta. Tanto que uno de los micrófonos se extravió entre la audiencia por unos minutos.

Más invitados llegaron, Víctor Madariaga y Yayo Gonzáles de Paté De Fuá y Nacho de Fuck King Orchestra, banda que fue apadrinada por Triciclo en el after del show. La agrupación recordó temas del primer material No Corro, No Grito, No Empujo y presentó temas del nuevo. Algunas de las rolas que sonaron fueron “Falar De Voce”, “Y Si Mañana”, “El Amor”, “Western”, “Cada Vez” y “Minha”.

El show concluyó entre baile y gritos, Triciclo interpretó las más esperadas: “Excusez-Moi” y “No Corro, No Grito, No Empujo”; en la parte trasera algunas personas comenzaron a bailar, mientras que los de adelante no dejaban de saltar, cantar y sudar. La banda aprovechó después del concierto para firmar autógrafos a un público vuelto loco. Y así fue, la noche en que los vagabundos se adueñaron de El Plaza.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM