Demian de Hermann Hesse

Twitter: Arcano

Una mezcla de complejos y transformaciones. Un juego de contrastes universales. Un sabor satisfactorio  con una odiosa necesidad de aclaración. Algo inspirador que duele, y unas cuantas dudas que se vuelven culposas por el solo hecho de haberlas discernido.

Me costo muchísimo tiempo encontrar una forma míseramente aproximada para describir a Demian. Por que no solo es una buena historia; es un instrumento de formación intelectual y moral muy avanzado.

Hablamos de la vida del joven Emil Sinclair; quien tuvo una infancia tranquila bajo la protección de sus padres. No más que un niño feliz en un mundo construido lejos de las sombras.

Hablamos de un pequeño pecado. Una probada de corrupción que lo arrastra a una cadena  desesperada de actos considerados por él, sin perdón.

Hablamos de la culpa, y la decepción hacia los progenitores, de la destrucción de la inocencia, de la primera fechoría, la que distingue a un niño de un adulto. Y de la inesperada penitencia y salvación.

Una redención  enigmática, diferente a cualquier precedente en el mundo de Emil; una tan desconcertante  y  sugestiva, que después de casi 100 años aun nos resulta escandalosa. No es otro que Max Demian.

Ser con una sabiduría demoledora, una presencia inigualable; una que mezcla los mundos morales de la luz y la oscuridad en un panorama desgarrador pero de una transparencia sorprendente. Una dialéctica que da un nombre: Abraxas.

Un hombre que le trastornara la percepción a Emil intermitentemente, llevándolo por el camino de la idealización platónica y la dispersión sin sentido, de la contrición y el verdadero valor. Combinando los símbolos alados de la liberación y el análisis de los instintos a través del sueño.

Una ruta sin respuesta claras; llena de curvas y personas indelebles, que delinean una búsqueda, y una aparente meta, esa extraña luz en el horizonte que proviene de la madre de Max Demian: Eva.

Al haberse publicado en 1919, justo después de la gran guerra y la pandemia mundial de gripe española. Demian obtuvo gran popularidad,  al ser una guía para las millones de personas que sufrían de crisis espiritual.

Y al igual que su contraparte madura El Lobo Estepario; los mensajes de Hermann Hesse despertaron en los lectores de entonces y ahora una revolución creativa, libertadora e individualista que ya no se ha detenido.

Lo que hace entrañable a Demian es la facilidad de su lectura y la complejidad de sus argumentos,  y la perfección de sus personajes. Pero, lo que sorprende, son todas las elegantes insinuaciones ha temas tabús en un texto de esa época.

Es ese gusto final, el que termina por dividir las opiniones. Los que fueron heridos mortalmente en su visión del mundo. Los que se emocionan de la frescura de su narrativa. Los que sienten incomodidad sobre la interpretación y una categoría mas.

Los que solo pueden imaginar los conflictos de emociones, y de sensaciones, que tuvieron los primeros y los últimos lectores, el ver que lo prohibido del amor,  la idea, y la  religión, pueden ser las verdaderas vías para alcanzar la plenitud de la acción, de la mente, y el alma.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM