EDC México 2017 Día 1: La Carga de los Diferentes Estilos Latinos

EDCMX_Insomniac_08

Fotos: Cortesía Insomniac
Texto: Fernando Contreras

Llegó la cuarta edición del festival más grande de música electrónica en el país y con él, un supuesto récord con el mayor número de asistentes en un festival mexicano en los últimos años. Insomniac y OCESA lo volvieron a hacer y ahora más divertido que en ediciones anteriores con cerca de 90 DJs nacionales e internacionales de alto calibre, distribuidos en seis escenarios y albergando la mayor producción hasta ahora en el EDC México.

Lejos de números y marcas rotas en este afamado festival, la diversidad musical se sirvió de tal manera que para todo amante de la música electrónica hubo agasajo. El escenario más pequeño fue el Boombox Artcar seguido del Dos Equis Stage y el Upside Down House, los cuales guardaron la mayor oferta mexicana curada en este último por el colectivo NAAFI y por Born In Mexico.

Desde muy temprano llegó gran parte de los asistentes, en su mayoría teenagers o menores a 25 años, los cuales se fueron ubicando con mayor concurrencia en el Kinetic Field, ahora estructurado con cientos de luces, reflectores y láseres, fuentes de agua, mecheros de fuego y la llamativa pantalla circular al centro que proyectaba las animaciones diseñadas por el colectivo de video de Insomniac.

Además de las diversas atracciones de patrocinadores en todo el circuito del Autódromo Hermanos Rodríguez, destacaron muchas de las instalaciones con luces neón y por supuesto los diferentes rides o juegos mecánicos que ya son clásicos en el EDC México como Galáctica, que funcionaron también como puntos de reunión que muchas veces sirven más que los propios teléfonos celulares para encontrarnos.

Los otros dos escenarios, que año con año adquieren más seguidores, ahora resultaron más grandes que nunca. Por un lado, el Neon Garden, que siempre mantiene la esencia del techno, house y deep house, mantuvo una estructura piramidal menos llamativa que el año pasado, pero llena de luces que se proyectaban en toda la carpa durante los sets de figuras como Jamie Jones o Marc Kinchen (MK).

Algo que destacar fue el escenario salvaje, llamado Wasteland y estructurado en 360° con contenedores de buques y autos grafiteados, además de un gran crustáceo montado al centro abrazando a todo el stage lleno de pantallas. En este primer día, el talento de Wasteland estuvo curado por la productora Basscon; la parte de hardstyle en Insomniac que siempre impresiona en el EDC Las Vegas y otros eventos en Estados Unidos.

¿Quiénes fueron los músicos más destacados en Wasteland? Además del escaso talento local, los sets de Coone, Code Black y por supuesto el del holandés Atmozfears es de lo más memorable, acompañado de la producción de Basscon que siempre impresiona con fuegos artificiales, rayos láser y mucho fuego.

Lo más grande siempre resulta del Kinetic Field, que aunque se critica a los DJs por no tocar completamente en vivo, se carga de una producción tremenda que ahora abusó del fuego, el cual mandaba el calor hasta el último asistente postrado hasta atrás. A partir del Opening Ceremony terminando Alison Wonderland y Jonas Blue, la carga pesada comenzó con Carnage y Hardwell para terminar con Major Lazer.

Estos tres actos terminales optaron por incluir en sus sets canciones y mezclas muy similares. ¡Vaya!, no es que el EDM se caracterice por tener DJs originales y auténticos, pero el meter reggaeton, cumbia y pop latino, sobre todo por parte de Major Lazer y Carnage, siempre es de esperarse cuando de quedar bien con un país como México se trata.

Fueron sets pesados, sobre todo por parte del holandés Hardwell, quien hasta produjo un pedazo de “Cielito Lindo” con sus ya clásicos 90 minutos de viejas mezclas. ¿Qué pasó con el trío Major Lazer? Diplo, Jillionare y Walshy Fire ofrecieron el mejor show en nuestro país lleno de moombahton y un toque de dancehall. Aunque fue de esperar que el reggaeton se hiciera presente con la “Gasolina” y una voz lejana de J Balvin, lo cual siempre hacen si su música es del estilo, el “Pasito Perrón” llegó en una mezcla de trap que al parecer a la mayoría le gustó.

¡Vamos!, no estuvo mal, pero no deja ser naquísimo el motivo. Si ya de por sí es de mal gusto escuchar esta canción en videos de redes sociales, salir en el set de un proyecto de su nivel resulta muy decepcionante, sin dejar de lado que también sonó “17 Años” para que todos se pusieran a bailar con el o la de al lado.

Fuera del tropiezo de Major Lazer, su set se posicionó como lo mejor en el primer día del festival y terminamos por dejar casi todo en la pista para finalizar y por supuesto que para el trío fue de lo mejor que han vivido en todo el mundo, como siempre.

FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM