El Inesperado Problema del Cine

00-FELLINI_reference

Por: Arcano

Una vez lleve a mi madre al ciclo completo de Hayao Miyazaki, la experiencia y fascinación por las cintas del genio nipón fueron equivalentes a las de un niño la primera vez que ve la película del rey león. Tiempo después nos colgamos del servicio de Netflix de un pariente y una de las primeras cosas que me pregunto fue ¿Están las películas de Miyazaki? Vaya decepción.

El tiempo sigue, mandamos al cuerno el carísimo servicio de televisión por cable y ahora nuestra televisión análoga, gracias a una entrada a CPU, y un Nintendo Wii no solo sobrevivió al salto digital también gano una importancia en la dinámica familiar mayor que en sus mejores tiempo.

El tema radica ahora en que ya vimos todos los contenidos disponibles, y los nuevos que salen ya no saben a los que deberían, es como cuando comes demasiados postres, ya tu paladar distingue, critica, exige otros, quiere calidad, y no una o dos probadas por tanda mensual.

Deseamos encontrar en la plataforma solo lo que nos gusta, lo que está en nuestras expectativas, y nada; nos topamos con la cruda realidad: las plataformas de internet están en función de lo que ve la mayoría, durante un periodo limitado, no hay espacio para toda la riqueza del cine.

Uno de los primeros que se desencanto fue un servidor, bajaron las conferencias de TEDx, su catálogo de anime es raquítico y encontrar cualquier cinta anterior a 1980 es un verdadero dolor de cabeza. Esa promesa de ser Google de cine directo al hogar ha fallado.

Las plataformas no están procurando al cine como medio de expresión humana, no conservar el legado de generaciones de cineastas, ni expanden los horizontes de los fanáticos. Entonces ¿que será del cine como expresión? sin importar que tanto haya avanzado la distribución de los contenidos a los consumidores, los problemas de fondo para los realizadores siguen igual.

No ignoro al cine como un negocio, pero por eso mismo, en un acervo multitudinario de películas, concentrarlo de esa manera no lo vuelve acaso un perdida de grandes oportunidades para ellos con sus consumidores, porque no es un nicho de mercado, son cientos de nichos que están quedando excluidos de los beneficios de la nuevas reglas del juego.

¿Cuántas series en todo el mundo siguen sin retransmitirse? ¿Cuántos programas de cocina? ¿Cuantos documentales se pierden en ese extraño limbo una vez que pasan? El saber técnico, histórico y científico de la humanidad se está perdiendo.

No es como un libro que una vez leído, está disponible para el siguiente que lo tome, están enlatados anda más, creo que si estamos dejando pasar algo importante.

http://www.nytimes.com/es/2016/11/29/por-que-netflix-decepciona-a-los-cinefilos-y-que-hacer-al-respecto/

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM