El Ruido y La Furia de William Faulkner

ruido_furia

Por Arcano

Es imposible predecir todos los indecibles males que la familia provocara en los hombres, el miedo inculcado desde la cuna, el odio administrado en cucharadas, la desesperación de un futuro sin destino.

El Ruido y La Furia, una de las obras fundamentales del siglo XX, dista mucho de ser una composición sencilla de leer, de hecho un servidor se vio en la necesidad de leer de nuevo los dos primeros momentos de libro, una vez terminado de leer el cuarto para darle sentido.

Me gusta comparar esta obra con el Pedro Paramo de Rulfo, ya que ambas son indescifrables, simbólicas, irreproducibles para las artes dramáticas y cinematográficas, y sobre todo, ambas encapsulan a manera de ámbar un lenguaje coloquial y rural que nadie consideraba en su momento y que ahora ya no existe.

No hay manera correcta de describir de manera lineal una obra que no tiene nada de línea, así que reseñare a los personajes:

El Padre alcohólico, que destruye progresivamente la fortuna de la familia.

La Madre toxica, que enferma a toda la familia con sus prejuicios y extrema cobardía.

El primer hijo, el cual degenera de una mente brillante a una manía depresiva e incestuosa.

La segunda hija, la cual se rebela de su familia para perderse en el limbo de la trivialidad.

Su hija, abandonada por su madre a su suerte en una familia decadente y un futuro aún mayor.

El tercer hijo, racista, misógino, avaro, resentido, abnegado, harto de sus congéneres.

El cuarto hijo, el nació con retraso y autismo, eje de todos los significados de la obra.

La sirvienta de color, y su descendencia, esclavizados una vida entera por algo peor que el racismo, la costumbre.

Estas personalidades, se mezclan, van y vienen, en el tiempo, los significados y los delirios, arrastrándose mutuamente hasta su inevitable fin.

FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM