El Tambor De Hojalata de Gunter Grass

Texto: Arcano

¿Saben lo que realmente es la figura paterna? ¿Cuál es sentido real de las acciones que realizamos? ¿No te encuentras a veces con momentos completamente  patéticos que por alguna estúpida razón tienes que sobrellevar todos los días?

Estos y otros cuestionamientos son los que se planteo Gunter Grass a través de la prodigiosa voz de Oscar Matzerath cuando tocaba con estrepito su rojo Tambor de Hojalata. Obra que no solo explora la caprichosa naturaleza humana, sino también lo ridículo de sus preceptos.

Imaginen cuantos problemas, cuantas vergüenzas y cuantos sin sabores se hubieran ahorrado si hubieran nacido completamente conscientes de ustedes mismos, este es el  increíble caso de nuestro personaje.

Imaginen las posibilidades. Oscar eligió hacer lo que se le dio la gana, y no solo personalmente, incluso físicamente; poder tomar decisiones como, tal vez, nunca satisfacer la impuestas ilusiones de sus padres, crecer  hasta los tres años.

¿Se dan cuenta del grado de cinismo que implica la sola idea? pues, esto, es solo la punta del iceberg del Sr. Matzerath, el cual nos relata desde la cama de un psiquiátrico todos los acontecimientos con un escatológico lujo del detalle.

Este es el momento en donde me estanco.  Quiero hacer un descripción básica, una paráfrasis de lo que pasa en el libro, y admito que seria demasiado larga la lista de extraordinarios eventos. Todo lo que puede pasar en 30 años de vida racional.

Las anguilas y la cabeza de caballo, las extrañas perversiones, los cristales de la catedral, la delicia de explotar forúnculos, el circo de guerra, la orgia en el cumpleaños, los ladrillos calientes, la escalera eléctrica. Demasiadas cosas pasan para poderlas enumerar.

Gunter Grass  uso su novel pluma para describirnos dos mundos, uno antes, y otro después, uno clásico y tumultuoso, otro caótico pero estable. Una casa de ultramarinos llena de individuos particulares, y una vida nómada con una fama vacía.

Donde su pasado, su presente y los giros del futuro hablan en múltiples voces; el abuelo  que vivía entre las faldas, los padres que nunca fueron uno solo, el mejor amigo y su fatal placer de madera, el mentor casual, el amor con polvo efervescente , sin olvidar al hijo despreciable.

Es extraño como los planos de la realidad tienden a deformarse, la narrativa es intensa en su coherencia y aberrante en sus aseveraciones, todo ello reflejo de una mente irónica y corrosiva que desgasta  los  huesos de cualquier sociedad.

Al tener una línea de tiempo antes y después de la segunda guerra, es inevitable no crear un parte aguas, un eje que transforma la relación de todos los involucrados en el texto, incluso podemos sospechar que son letras que provocan gustos culpables.

El Tambor de Hojalata puede considerarse una obra para lectores avanzados, el uso de los diferentes tiempos, el modo en los cuales están expresados y todas sus posiciones intelectuales, son propensas a toda clase de debates.

No es una obra dramática, ni cómica, no busca entretener ni enseñar a nadie nada, solo es un punto de vista muy diferente de todo, uno que nos recuerda que el mundo es absurdo por que el hombre es absurdo y nada lo cambiara.

Lamentablemente la película del Tambor  de Hojalata esta incompleta, llega solo hasta el final del segundo libro, de los tres con lo conforman, ¿Por de esto? porque una película bien hecha de esto, haría un filme mínimo de 7 horas.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM