En México hay Grandes Pensadores

Octavio-Paz-secretario-escuela-secundaria_MILIMA20140329_0019_11

Por Arcano

Las vías del pensamiento suelen ser un tanto ingratas, cuando aun siendo joven las miras con otra perspectiva. Todos conocemos o somos esa personita que cuando era apenas un infante lo llenaba de elogios de sus mayores por sus grandes observaciones deductivas.

Las calificaciones altas eran un simple trámite, padres o tutores hacían todo para introducirte en cuanta actividad académica extra se encontraban, hablo de aquellos niños que son el consentido de los familiares y la autoestima de los padres debido a sus grandes actitudes intelectuales.

Pasa el tiempo y con ello todo se viene abajo; te transformas en una quimera que tiene prohibido pensar fuera de las expectativas de tus amplias dotes, el señalamiento y la culpa son peores por esa regla no escrita que estipula que la responsabilidad, la obediencia a los padres o el seguimiento de la moral está obligada por nivel de razonamiento.

Llegas al ámbito laboral y no puedes evitar considerarte un paria de ti mismo, la colisión entre la lógica de la razón y el salvajismo del mundo laboral disfrazado de “áreas de oportunidad” quiebra tu compromiso con los otros seres humanos y te reduce a ti mismo, a un pensamiento que consideras peligroso, que solo sirve para ti y Facebook.

Los grandes pensadores mexicanos ahí están, solo que están muy saturados de actividades, pagos y compromisos para dedicarle el tiempo al pensamiento puro; hoy es muy difícil trabajar, hacer las cosas que te gustan, dormir lo suficiente, tener sexo, no engordar, y etcétera, para después invertir tiempo en discusiones y escrituras que tal vez no sean leídas nunca.

Hay otra aproximación en el desarrollo de un gran pensador: este es el camino del arte. El cual trae más beneficios emociones pero a la larga requiere dinero, más tiempo, y cuando se comprende a la perfección, no busca por ningún medio la apertura o la aprobación de nadie.

La historia está llena de grandes genios del arte que solo se volvieron conocidos por deseo de otros, y hablo de los afortunados, ya que otros no vivieron lo suficiente para ver el reconocimiento de su trabajo, el arte puro es un medio de canalización de las emociones humanas y está bien sabido que la búsqueda de una aprobación externa genera obras sin mayor trascendencia.

Toda está palabrería que parece no tener objeto viene de un contemporáneo, el cual podrán conocer en el link del final, que expresa sus consternación en cuanto a las carencia mexicanas de grandes intelectuales. Los cual es meramente insultante.

La realidad radica es que los grandes intelectuales de México esta allá afuera, haciendo callcenter, usando traje sastre atrás de una recepción, aguantando las opiniones absurdas de cuarentones frustrados que están hundidos en deudas y desencantos sexuales inimaginables.

Los nuevos intelectuales mexicanos, están nadando en el limbo, sin destacar en un sistema de educación que solo evalúa el adecuado uso de la calculadora. Están ahí, ensombreciendo sus almas en las filas de grandes empresas trasnacionales, aprendiendo a ocultar impuestos o a manipular la opinión de millones de personas.

Están ahí afuera, perdiendo la esperanza en los valores del conocimiento y convenciéndose en los de la riqueza, forjándose en el peor de los casos, y sin creer en sus adentros, para nada en sus preceptos, en elementos útiles de los partidos políticos.

No se puede considerar que las becas o los estudios en el extranjero forman el verdadero carácter intelectual, no funciona quejarse de los privilegios y fortunas de la vida y luego decir que no hay competencia allá afuera, el mundo es una selva muy salvaje, aunque usualmente las especies más sorprendentes, están donde menos te lo esperes.

http://www.elfinanciero.com.mx/retrato-hablado/en-mexico-no-hay-grandes-pensadores.html

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM