Festival Ajusco: el retrato de una escena que quiere despegar.

Texto/Fotos: @aegre

Tras una fallida primera edición del Festival Ajusco (la cual tuvo que ser cancelado por las lluvias), los organizadores se mostraron positivos y prometieron una segunda edición, esperando que ahora la lluvia no arruinara los planes de nuevo. Afortunadamente (o desafortunadamente) la historia no se volvió a repetir, o al menos esta ocasión la lluvia no fue la culpable del fracaso del festival.

Para esta ocasión contaban con un cartel con más de 100, repartidas en 4 escenarios, durante 2 días de festival y los boletos estaría a la venta a través de la plataforma Kichink. Hasta aquí todo apuntaba a que éste sería un gran festival, lleno con lo mejor de la música independiente.

Con un espíritu aventurero y tras 2 horas de camino llegamos al festival, para llevarnos una de las más desagradables sorpresas de lo que va en el año, pero para no darle más vueltas al asunto enlistaremos algunos puntos relevantes del festival.

Lo bueno. 

-La gente. Sí, hablando de la gente, y no de la cantidad de ella. Aunque poco, el público que estaba presente lo estaba por una razón, el amor por la música, y no solo por moda como últimamente pasa en muchos conciertos.

-La bandas. A pesar de que muchas bandas cancelaron de última hora, el talento del cartel era indiscutible. Además de demostrar el profesionalismo de mostrar la misma energía sobre el escenario a pesar de tocar para pocas, muy pocas personas.

-Diversidad. Desde cumbia hasta metal figuraba en el cartel, por supuesto un gran acierto por parte de los organizadores.

Lo malo. 

-Organización. Es la base de todo buen festival, a pesar de que se anunciaron varias cancelaciones después de que publicaron los horarios, jamás se anunció un reajuste a dicho horario, haciendo que si querías ver a alguna banda en especifico tenias primero que adivinar en qué horario y qué escenario estaría tocando.

-Cancelaciones. Uno de los puntos más negativos de esta edición fueron la gran cantidad de cancelaciones. Aún no se sabe la razón exacta del porqué de estas cancelaciones, mientras algunas bandas como Los Explosivos revelaron que se trataban de problemas de la organización, otras como Los Savants referían que era problema en los costos de transporte y patrocinadores, lo que sí estamos seguros es que la gran cantidad de cancelaciones solo nos hacen suponer lo peor.

-Cantidad de escenarios. 4 escenarios con más de 100 bandas, ¿Suena bien? Sí, si tuvieras la convocatoria y el cartel para llenar los 4 escenarios. Además de que las actividades en los 4 escenarios eran prácticamente simultaneas, repartiendo de por sí la poca gente que había en cada uno. Tal vez dos o tres escenarios hubiera sido lo ideal, con actividades intercaladas para que la gente tenga la oportunidad de conocer las diferentes propuestas que ofrecía el festival. Por supuesto sacrificando un tanto la cantidad de bandas.

Conclusión. 

Tras la segunda edición de este festival, casi igual de fallida que la primera aún no sabemos si se volverá a realizar una vez más. Lo que no podemos dejar pasar por alto, es que este festival y lo ocurrido la semana pasada en el Urban Music &  Xtreme Fest, solo demuestran la decadencia y la falta de eventos de calidad y de la industria musical en nuestro país en general.

Por supuesto aplaudimos la disposición de las bandas y aunque está demostrado que la industria musical en nuestro país aún está en pañales, ya empieza a dar señales de querer dar sus primeros pasos, tal vez solo haga falta un poco más de apoyo.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM