Festival Marvin 2015, puntualizando los detalles

Texto: Fernando Contreras
Fotos: Rosendy

Aunque no había tenido la oportunidad de asistir a un Festival Marvin, el de este año puso a mover la Roma y la Condesa una vez más con un tremendo cartel que superó sus cuatro ediciones anteriores en calidad y en cantidad. También hay puntos a favor y en contra dentro del Festival que tal vez ya se han analizado, aún así, trataré de puntualizarlos.

1. Como en todo Festival, los horarios nos ponen a sufrir si existen dos o más bandas o actos que queremos ver en el mismo momento, sólo que en éste no ocurre tanto, lo que hay que planear es la forma en que tendremos que trasladarnos. El sistema Uber con camionetas lujosas y el llamado MarvinBús, se ocuparon de movernos por las dos colonias de la forma más cómoda y divertida que se puede viajar en la ciudad; así que por ese lado no tendríamos que habernos preocupado, sólo esperar a que pasaran.

2. Muchos dicen entender la opción de ubicar a los actos demandantes en el Festival a temprana hora del día, pero a mí aún no me convence. Javiera Mena fue una de ellos al iniciar las actividades en el Salón Covadonga y los abundantes check-ins aún no se concentraban en este sitio para esa hora. Lamentablemente, para la músico chilena que presentó Otra Era por primera vez en la ciudad, la presencia del público fue escasa en el inicio de su set y afortunadamente para el final de su corta presentación con “Luz De Piedra De Luna”, todo parecía una tardeada llena de esas de la Secundaria, sólo que con adultos.

3. La Cantina y el Salón Covadonga no son ni serán los mejores lugares para un concierto y menos para bandas con estruendosos guitarrazos en como The Raveonettes, together PANGEA, Los Nastys o Las Robertas, sin embargo, a ninguna de éstas les fue mal en sus presentaciones desde el público, sólo a nuestros oídos.

4. El mejor ambiente se lo llevó sin duda el escenario al aire libre de Doritos dentro del Parque España. Desde el inicio con Little Jesus, hasta el cierre antes de las proyecciones de cine con los reaparecidos The Plastics Revolution, el sitio se volvió una fiesta total para todos aquellos que no pudieron comprar boleto o que simplemente les gusten los intermitentes cambios en la intemperie.

5. Como en otras ocasiones, el Caradura y el Salón Pata Negra fueron los sitios con la mayor concurrencia de asistentes tan sólo después del Covadonga. Los dos lugares, con la acústica menos dolorosa, albergaron las crecientes propuestas que ha mostrado la Ciudad de México de dos años para acá; el hip hop y el rap de un lado y el pop rock de radio por el otro. No soy fan de estas opciones, pero los dos sitios se atascaron.

6. Creo que muchos no fueron a los stand ups dentro la Taberna Woko, aún así, escuché que no les fue mal. Tara fue el segundo sitio con menos asistencia y fue en donde el baile guapachoso y fresón se hizo presente con los súper afamados Astros De Mendoza abriendo el lugar, pasando por las buenas propuestas de Sotomayor, Rodrigo Robles y Hector Guerra hasta el final con Billion Dollars.

7. Los populares dorilocos se hicieron presentes alterando el estómago de todos, sobre todo en el Cinespacio 24, un lugar que parecía contener la kermés de la iglesia del pueblo con las bandas locales a presentar su propuesta. Esta vez las bandas no era tan locales y la propuesta ya es muy bien conocida en esta parte del continente con sonidos cercanos al punk, garage, post punk, stoner rock y demás influyentes y pesadas melodías con el esperado regreso de Crocodiles a la Ciudad de México y con más detalle al Festival para presentarse por segunda ocasión, pasando por el poder de Cardiel de Venezuela y Ave Negra de Costa Rica.

8. Como ya se supo, el Salón y la Cantina Covadonga fueron los sitios con más asistencia, además de los mini súper dentro la Roma para el precopeo. Desde la Cantina todo sonó muy mal, el retumbar de las ventanas y las puertas se escuchó mucho más fuerte que las no tan feas bandas que tocaron ahí. No pude ver mucho, pero lo único rescatable que pude apreciar fue a Quiero Club y together PANGEA, todo lo demás era para estar en dos canciones y salirse de ahí o quedarse sordo de por vida.

9. La bien valorada Javiera Mena, el regreso a México de Las Robertas y una de las mil presentaciones que han tenido Los Nastys, se hicieron presentes en el Salón, en donde todo lo que lo rodeaba, vibraba de manera incómoda. ¡Hagan algo al respecto!

10. La presentación de Os Mutantes en México ha sido de las rescatables que ha tenido la ciudad en estos días y el Festival Marvin se lució con tan pleno show. Aunque sólo hay un integrante original de la banda, los jóvenes músicos que acompañan a Sérgio Dias, comparten su emoción al ser parte de la agrupación e interpretaron todos los temas con demasiada buena vibra. Algo que seguramente no veremos de nuevo en México.

Sin seguir puntualizando a las casas que acogieron a las bandas durante todo el día, creo que el Festival debe ocuparse por ubicar al talento en mejores sitios con buena interacción entre el sonido y el ambiente que también existen la Roma –Condesa, obvio sin generalizar. También deben ocuparse por una distinta venta de boletos, insisto, aún tengo dudas sobre la estrategia del Festival en cuanto a su organización, pero recuerden que hacer las cosas de manera diferente, no siempre hará mejor al proyecto.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM