Festival Nrmal Día 1: Introducción A La Extravagancia

The_Brian_Jonestown_Massacre_Nrmal_6

Fotos: Michell Alegría
Texto: Fernando Contreras

A veces ya no sé cómo referirme a un festival, a veces ya no sé si hablar bien o en serio expresar lo mal que digerimos un fin de semana de música en vivo. He leído tantas notas refiriéndose tan bien y tan mal al festival Nrmal, que siempre me cuestiono el si de verdad les satisface asistir año con año o si de verdad les asquea escuchar música que nada más no les entra a la cabeza.

En realidad nunca entenderemos las verdaderas razones por las que muchos asisten a Nrmal, lo que sí sé, es que cada vez me encuentro con más asistentes ansiosos por descubrir nuevos sonidos. Es de emocionarse que, a pesar de que este año no contaron con un line up tan sorprendente como el del año pasado, la idea de compartir las diferentes propuestas que están regadas por el mundo, así como el convocar a bandas de culto para encabezar el festival, sea tan bien recibido y acogido por los que en verdad confían en Nrmal.

Para el primer día, la alineación mexicana y latinoamericana estuvo presente y con mucha energía desde un inicio, sobre todo en el Escenario Rojo con la propuesta ochentera de Girl Ultra, el finísimo trap, rap y excesivo auto-tune con FNTXY & Yoga Fire, así como la ya conocida imagen del guatemalteco Jesse Baez.

Desde los escenarios principales, la camada latina se hizo llamar con los tapatíos Sutra, el folk y pop psicodélico con Pirámides, un toque de dream pop y shoegaze explosivo con Trementina desde Chile y por último nuestros favoritos mexicanos; CLUBZ.

Orlando Fernández y Coco Santos, después de abrir escenario en el Nrmal 2014 de Monterrey, regresaron a esta edición más grandes que nunca, cargados de afamados éxitos y por supuesto de nueva música con “Popscuro”. Un show que, a pesar ser un tanto predecible, contó con el nivel necesario para ubicarse como parte de lo más destacado de todo el festival, entendiendo el por qué CLUBZ apareció tan grande en el cartel.

Por su parte, la oferta internacional estuvo dominada por la distorsión que incluye a la psicodelia, al garage y por supuesto a los sonidos experimentales que cada acto se cargaba. Desde el cuarteto Fenster basado en Berlín, pasamos al show de la austriaca Dorit Chrysler acompañada de su themerín, así como Moon Duo y Holy Wave desde el Reverberation Stage lleno de alucinantes proyecciones de video.

Para terminar, la banda liderada por Anton Newcombe ofreció un tremendo show con el shock rock a la cabeza, proveniente de San Francisco, el cual ha diferenciado a la oleada de shoegaze y dream pop del Reino Unido en los 90. Con Don’t Get Lost, la nueva producción de The Brian Jonestown Massacre, terminamos por creer que este tipo de bandas sólo podrían ser valoradas en un festival como Nrmal, tal cual, después de dos horas de tocar con ligera potencia en el Escenario Azul.

La comida no fue probada por completo y la cerveza amargamente deliciosa fue un tanto escasa, pero aún nos faltaba un completo segundo día, el cual, traía consigo a la artillería pesada.

FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM