Ghost, imponiendo desde el Infierno en el José Cuevo Salón

Texto: Rodrigo Puente
Fotos: OCESA

El día 24 de Agosto, la Ciudad de México tuvo una tarde nublada, el escenario era perfecto para lo que venía en la noche del Domingo. La gente se empezó a reunir a las afueras del José Cuervo Salón para ser testigos de la misa negra del Papa Emeritus II y los Nameless Ghouls. Poco a poco se iba llenando el recinto, llegando casi a la totalidad de la capacidad del lugar; sin duda, pintaba para ser un concierto de dimensiones épicas.

Estuvimos presentes en una breve presentación de Yokuzuna, banda conformada por los hermanos Tranquilino, en donde nos dejaron ver el por qué siguen siendo una de las bandas más importantes de la escena independiente en México. Temas como Sangre Llama Sangre y Quiero Venganza hicieron que el público poco a poco fuera calentando motores. Pocos pensaron que la elección de que Yokozuna abriera el concierto de Ghost había sido acertada, después de ver el concierto nos quedamos con ganas de unas cuantas rolas más.

A las 8:00 pm, las luces del José Cuervo Salón se apagaron para dar paso a los sonidos de “Jocelyn Pook” trayendo el ambiente de ultratumba al escenario. “Infestissumam” fue la primera canción interpretada por Ghost y fue en ese momento que comenzó la locura. Desde la primera canción, el público se entregó por completo al Emeritus II, que no defraudó a ninguno de sus feligreses. “Ritual” fue el primer gran clímax del concierto, las gargantas de cada uno de los asistentes entonaban junto con Emeritus II cada palabra de una de la canciones más conocidas de su disco Opus Eponymous.

Al Papa Emeritus II se le vió muy cómodo en el escenario y con su lúgubre voz dijo “son un increíble público, ¿Alguien ya se los había dicho?”. Uno de los momentos más peculiares del concierto fue al momento que sonó la versión más obscura de “Here Comes The Sun” canción de The Beatles. Después de invocar a las seis bestias infernalesBelial, Behemoth, Belcebú, Asmodeo, Satanás y Lucifer; con “Year Zero” el recinto se volvió en una extensión del mismo infierno. Con “If You Have Ghosts” (cover de Roky Erickson) parecía que todo había terminado, pero el Papa Emeritus II y sus Nameless Ghouls regresaron para dar un final increíble. “Ghuleh / Zombie Queen” nos hipnotizó para dar paso a un himno llamado “Monstrance Clock”. Todos los presentes cantaron sin parar y por momentos, no dejaron escuchar la imponente voz de Emeritus II. Mientras Ghost se despedía del público, la gente se quedó coreando dando por concluida la misa… todos pudimos ir en una obscura paz.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM