Hipnosis: El Lado Bueno de los Festivales Comprimido en Garage y Psicodelia

brmc_hipnosis-10

Texto: Fernando Contreras / Fotos: Toni Franςois

Hablar y pensar de Hipnosis nos tiene que llenar de mucho ruido, sobre todo porque es inevitable compararlo con los demás festivales realizados en la Ciudad de México. Después de asegurar que en definitiva no es el primer festival de garage rock y psicodelia hecho en México, el amplio equipo que conforma Indie Rocks! nos aseguraba uno totalmente diferente a lo que hemos vivido anteriormente. Vamos a reducirnos y ubiquemos sólo a los realizados en este 2017.

Comencemos con el cartel y su line up. Aunque la mayoría de los nombres nos resultaron bastante conocidos por sus anteriores presentaciones nuestro país, ver a Black Rebel Motorcycle Club, The Black Angels o Ty Segall siempre es una agasajo estén en donde estén. Verlos en festivales como Vive Latino, Corona Capital, Nrmal e incluso Ceremonia, estos tres headliners ya nos habían volado la cabeza con sus presentaciones en años anteriores y en esta ocasión no fue la excepción.

Aunque muchos aseguraron que Hipnosis venía de la idea hacer un festival al estilo Desert Daze o Levitation en su versión mexicana, incluso cuando éste último tiene buenos vínculos con Nrmal, se nota que ambos tienen mucha influencia sobre los organizadores y su necesidad de impulsar ambos géneros de manera destacada en México.

De esta influencia viene el querer hacer un festival como realmente los asistentes queremos que se haga. Desde un espacio adecuado como el Deportivo Lomas Altas y su cómoda organización de los servicios que un festival brinda, hasta la visualización que siempre pedimos sea perfecta desde el punto de vista de un escenario ideal y de buen tamaño, Hipnosis tuvo todo para ser perfecto aún sin importar el mal tiempo que el clima nos brindaba.

Hasta cierto punto parecía que Hipnosis trataba de corregir los errores que los festivales mexicanos aún no cumplen a pesar de las miles llamadas de atención. Pero si algo podemos destacar, es la deficiente y triste oferta musical que decepcionó en vivo, sobre todo con los actos internacionales.

En orden de sorprendernos, los actos mexicanos de Cascabel, The Mud Howlers, Viv & The Sect y Virtual Haze realmente lograron nutrir a la alineación que únicamente albergó rock psicodélico y garage. Los explosivos shows de GØGGS y el posterior de Ty Segall no eran para menos, estos proyectos ya son garantía sobre todo en festivales.

Ya para el resto de las presentaciones, la técnica que, tanto BRMC como The Black Angels se cargan, son de gran potencial en vivo. En esta ocasión no es que hayan decepcionado, sólo que no vimos lo mejor que ambas bandas traen consigo sobre algún escenario y por supuesto que el nivel de fineza que alojan como bandas, pareciera que lo dejaron en algún otro lugar.

Del resto de bandas ni hablar; fallas en su sonido y por supuesto en su ejecución, fueron suficientes para decir que no serían requeridas de nuevo en un festival de este tipo ni alguno similar. Tal parece que tanto las Death Valley Girls como The Coathangers siguen estancadas y no pretenden salir de su plataforma de confortabilidad.

La Redada pues… ¿Qué necesidad? Ya de por sí había menos de la mitad de los asistentes cuando aún no terminaba la presentación de BRMC.

Después de todo, Hipnosis lo logró, consiguieron bastantes puntos buenos para colocarlo como uno de los mejores festivales en México pero… la estructura en su alienación y un tanto el potencial auditivo y visual defectuosos, hicieron que éste tenga qué recuperarse para la próxima.

FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM