Iberofest 2011: Música con causa

…el micrófono se ha vuelto un arma de moda…

El sábado 5 de Noviembre tuvimos la oportunidad de asistir a la segunda edición del Ibero Fest. Un festival cuyo principal objetivo es apoyar a niños y niñas con recursos limitados o nulos en zonas como la Sierra Tarahumara, la Sierra al norte de Vercruz y la región indígena de Chiapas.

El festival presentó un atractivo cartel. La Universidad Iberoamericana nos abrió las puertas para comenzar puntual a las 2 de la tarde. En el escenario del Red Bull Tour Bus apareció Toushé y aunque la concurrencia aún no era mucha, lograron poner muy de buenas a los que ya estábamos ahí. Agradecidos nos invitaron a sumarnos a la causa del evento y a no perderle el paso.

Después siguieron los tres divertidos integrantes de la banda Freak, una batería, un bajo y una guitarra bien tocadas que nos recordaron un poco a DLD. Su actitud positiva y la energía con la que tomaron el escenario es digna de nombrarse.

El reloj siguió avanzando y entonces con un poco más de gente, presenciamos a Vesspa, una banda con un sonido más rockero, un poco parecido a Joy Division. Bastante disfrutable su presentación y sus letras. Sin duda una grata sorpresa para aquellos que no los conocíamos.

El sol sobre nuestras cabezas se escondía por momentos detrás unas pesadas nubes que nos amenazaban con la probabilidad de llovernos encima. Las 4 de la tarde llegaron en un suspiro y entonces se subió al escenario principal la banda Pilaseca. Su sonido funk/soul en combinación con la varonil voz del vocalista funcionaron para atraer a más gente.

Los Daniels se subieron después, destilando energía y poniendo a brincar a la gente. Muy agradable verlos tocar en vivo, además logran transmitir de manera positiva su buen estado de ánimo.  Tocaron lo mejor que tienen, desde éxitos comerciales hasta lo menos conocidos. Se sintieron agradecidos y nos recordaron una vez más que los festivales con causa son los mejores.

El frío empezó a ascender, una diminuta gota de agua y ya estaban los organizadores del festival repartiendo impermeables de plástico gratuitos, por sí se nos venía el cielo encima. Siguió el turno de She´s a Tease, una banda bastante amigable y divertida, quienes con muchos bríos nos pusieron a bailar y dejaron la pista caliente para los integrantes de Vicente Gayo, quienes hicieron rockear al escenario con sus acordes duros y bien logrados, (después humildemente ofrecieron su mercancía la cual vendieron ellos mismos, tenían camisetas, collares y bolsas con su logo bordados a mano).

El cielo ya había oscurecido, afortunadamente la lluvia se había quedado en simple amenaza, eso sí, mala idea no ir muy cubiertos pues una brisa invernal nos acompañó todo el tiempo. Más que cerveza, terminamos tomando chocolate caliente y así fue como recibimos a una de las bandas que más prendió a la concurrencia, demostrando gran maestría de su sonido, aparecieron los integrantes de Da Punto Beat. Cabe mencionar que regresamos al Red Bull Tour Bus a hacer esa última parada repleta de electrofunk y una invitada sorpresa que adornó con su melodiosa voz, al conjunto, se trató nada más y nada menos que de Javiera Mena. Esta presentación nos dejó un excelente sabor de boca y con ganas de más.

Afortunadamente para nuestro deleite los platos fuertes de la noche se estaban sirviendo, el turno le llegó a el Instituto Mexicano del Sonido y como siempre fue un placer ver al buen Camilo Lara con su espléndido humor y sus mezclas electro-latinas.  Su ronda terminó con varias chicas bailando en el escenario y con Paco Chinero regalando sus baquetas y hasta su camiseta.

Uno de los momentos más esperados de la noche llegó, La Gusana Ciega ascendió al escenario y debo decir que no decepcionaron a nadie, al contrario, cumplieron con las expectativas echándose varios éxitos de antaño así como muestras de su más reciente producción discográfica. El público que en varios momentos anteriores se había mostrado difícil, cedió completamente a los encantos de esta ingeniosa banda mexicana. Sin duda fue memorable escuchar a la gente corear casi todas las canciones.

Entre las luces corporativas de los alrededores de Santa Fe y una luna escondida en lo nublado del cielo, salieron los más esperados del festival: Black Rebel Motorcycle Club, de ellos sobresale su estilo musical con influencias de punk, blues, folk, gospel y rock. Su presentación fue sobresaliente, se entregaron al público y se mostraron agradecidos. El tiempo se nos fue volando y antes de darnos cuenta el concierto estaba llegando a su fin.

Aparte de la buena música, cabe destacar la excelente organización y la hospitalidad de los anfitriones. Los baños fueron suficientes, la comida que vendían fue variada y los precios no estaban tan mal. Además fue todo por una buena causa.

Esperaremos con gusto la próxima emisión, donde con suerte contarán con el soporte de más personas. Así que ya saben, corran la voz, que este festival seguirá dando mucho de que hablar en los años venideros. Apoyemos estos eventos y sigamos con el buen rock.

Nota: Nendy Wild

Fotografía: @danielenr

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM