La BESTIA de Moonchild

Fotos:  Toni François / tono.tv 
Texto: @the_nuel

Encontrar en el transporte público personas de mediana edad, de aspecto sencillo (con todo todo respeto) hablando de libros es algo normal, pero el momento en el que de los libros se pasan a la tecnología y la charla llega al punto de hablar de Grupos Secretos causa intriga, y aún más cuando se habla de los Templarios y justo tú vas camino al concierto de Moonchild.

Eso indicaba que el Festival Bestia fusionaría diversos tipos de público, desde las 8:00 pm el Museo Diego Rivera Anahuacalli empezó a reunir a los asistentes, quienes serían los testigos de la culminación de la primer edición del Festival Bestia. Podríamos ver desde jóvenes hasta personas de edad avanzada, quienes bien abrigados ante una noche demasiado fría esperaban ya con ansias la aparición del cuarteto que haría un digno homenaje a John Zorn. Pasadas las 9:00 pm se escucho el grito eufórico del público al ver como subían Trevor Dunn  para tomar su bajo, Joey Baron tomaba la batería, John Medeski se apoderaba del órgano  y Mike Patton hacia lo propio con el micrófono.

Durante poco menos de una hora, Moonchild nos demostró la calidad musical que tienen cada uno de sus integrantes, la conversación que llegaba haber entre el bajo de Trevor y la batería de Joey simplemente era de admirarse, en conjunto ese toque podríamos llamarlo religioso que le daba John con su órgano nos llevaba a la locura.

Quizás pocos hemos sido testigos del talento musical que tiene Mike Patton, algunos lo han visto con otros proyectos que tiene, pero en esta ocasión nos demostró lo maníaco que puede llegar a ser,  en el escenario pudimos ver a maniático cazando a su presa, Mike llegaba a tener esa mirada , moviendo el micrófono como  su arma letal, esperando el momento justo para atacar y soltar un grito estruendoso, llenando el lugar con su voz y provocando una euforia entre los asistentes.

Al finalizar su presentación, para muchos demasiado corta, el público tuvo que esperar algunos minutos para un encore que algunos pensamos que sería el inicio de una segunda parte del show pero para nuestra impresión fue el cierre del evento, con la presencia del mismisimo John Zorn dirigiendo a los 4 músicos, obligándolos a ejecutar sonidos impresionantes, callándolos de momento, sincronizando la voz con los sonidos del órgano, todo en conjunto nos hizo enloquecer con ese final, dando las gracias los 5 músicos se despidieron con una reverencia hacia el público.

Esperamos este tipo de Festivales se repitan, ya que nos transportan a lugares fuera de lo común a través de música de calidad. ¿Ustedes repetirían como nosotros?

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM