La Divina Comedia: El Infierno, de Dante Alighieri

Arcano

Un embudo perverso donde las almas descarriadas son castigadas, gritos de dolor e ira resuenan en todos los rincones, un abismo de infinita oscuridad; nueve círculos que bajan a castigos peores. La lectura máxima, si a eso de temerle a dios de refiere.

Uno de los temas mas desconcertantes es el origen de la obra; Dante segura haber realizado lo que relata en 1299 a la edad de 35 años, es demasiado truculento discutir sobre la realidad de esto, pero algo queda claro, vaya que convenció a los jerarcas católicos de ese entonces.

Una de las causas posibles, se debe a que hasta la obra de Dante, no existía un estándar común para el dogma sobre la representación del infierno, ¿Cómo describir a los fieles un lugar de pecadores siendo un párroco sin incurrir en dudas obvias?

Otra se resuelve de manera muy ambigua: ¿Por qué Dante tiene que hacer todo el viaje a través de las tres potestades (el infierno, el purgatorio y el paraíso)? solo nos refieren al mandato de su amada Beatriz.

Fuera del tema filosófico, hablar del libro del infierno es casi describir una epopeya de acción y sabiduría, redactado (y recomendado para su lectura) en verso y  divido en cantos de corta extensión, hacen que su degustación completa sea mas que pegajosa.

No es el libro denso y teórico que ronda en temas y pasajes; al contrario, es una obra lírica que fue diseñada para ser trasmitida de versos en verso, Dante lo confirma al describirse en todo momento como poeta; recordemos que ser poeta en el renacimiento era ser una suerte de  periódico vivo con secciones de noticias, chismes, y entretenimiento.

El infierno de Dante muestra castigos espeluznantes para los diversos pecados, todo ellos explicados por el autor favorito del autor, el poeta Virgilio, el cual conoce el infierno por no ser cristiano pero que disfruta de virtudes especiales debido la virtud de su persona.

Mucho del imaginario infernal viene empatado con el inframundo griego, el rio Aqueronte que divide el abismo de la tierra, demonios como la medusa, el minotauro, la protección del cerbero y la perversa ciudad de Dite, la misma presencia de dios Plutón.

Vemos claros arcos aristotélicos: el viento que nunca se acaba, la ciénaga de los iracundos, las llamas eternas de los herejes, y las praderas llenas de avispas y gusanos; un detalle peculiar es la omisión de adulterio como un pecado, justificados por ser una relación de dios, al ser una relación correcta por la naturaleza.

La Divina Comedia, y sus primer y mas famoso versículo; un buen inicio, un poema de terror que fluye en un mundo fantástico  donde la moralidad queda de lado para dar lugar a la oscuridad, no solo de la venganza, sino también del alma.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM