La Universidad Pública Está de la Ch¡#&@¿$

Por: Arcano

Nuestros mayoritarios y jóvenes lectores no me dejarán mentir si de universidades públicas se habla, o más bien se escribe. Se puede decir mucho de ellas, pero hay una sola verdad; entrar en éstas, de la Ch¡#&@¿$.

Hay varios factores que contribuyen a convertir los siguientes 4 o 10 años en los más autodestructivos de la vida. Enlistaré y medio explicaré al azar con el único criterio de hacer más detestable esta nota.

Morir por entrar

Se han dado cuenta cómo el deseo de ingresar en una universidad pública determinada o en una Facultad específica, termina por ser una alucinación irracional; estudiar y joderse en el intento, creer que no haber entrado define su fracaso en el mundo.

Acapulco en la azotea

Los que hayan visitado varias playas del país sabrán que Acapulco sólo tiene su fama y hasta ahí, lo mismo con la universidad publica; tanto trabajo para descubrir que, además del renombre, sólo hay bancas viejas y un salón de la década de los 70.

Huelgas

Pueden durar unos cuantos días o hasta que el gobierno tenga que reprimirla Todos son tiempos sumados que los convertirán en egresados, si tienen suerte, hasta los 27. Pequeña desventaja si tienen que medirse con alguien que terminó la suya a los 22, como yo.

Lana o nalgas

La gente se va querer persignar, pero bien que saben que hay un porcentaje de docentes que, al tener plaza y millones de años repitiendo el mismo proceso, se divierten reprobando a todo quien no les caiga bien o a quien no haya aceptado de buena nalga, unas clasecitas privadas.

Inocencia interrumpida

Entre más jodido de tarea y mayor  la probabilidad de reprobar, mayor será la necesidad de mandar la neurona a la goma. Embrutecerse con alcohol, hacerse idiotas para YouTube y experimentar con válvulas de escape de todo nivel posible de ilegalidad.

¿Quién les dijo?

Que algún maldito sociólogo me sepa responder, por que se le da tanto valor a la destrucción emocional, física y espiritual de una persona por alcanzar una meta, como un título. Yo sólo veo una espiral viciosa y precioso tiempo vital mandado a la basura.

La estocada final

Algún día se titularon, como en 10 años, cuando los deje el mercado laboral. Las nuevas obligaciones con sus padres y una larga lista de absurdas responsabilidades que les demostrarán que, después de la universidad, sólo hay consumismo, falta de lógica y de cualquier sentido.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM