LeCoq: naipes musicales para jugar en la escena de las notas.

Reseña por: @GabaMaiden

¿Han escuchado del shoegazing o shoegaze? Allá por finales de los ochentas fue un estilacho musical que se mantuvo más en la escena underground y que fue bautizado por la prensa como tal, por la onda de las bandas de tener poco contacto visual con su público y mirar al suelo mientras tocaban.

Pero no fue esa nimiedad la que los caracterizó, si no también los efectos de sonido a los que eran afectos como los flangers de tonalidad oscilante y metalizada: naipes musicales para jugar en la escena de las notas.

Una de las bandas latinas destacadas en ese género fue Soda Stereo y podrán constatarlo si le echan una oreja a su sexto álbum titulado  “Dynamo” de 1992. Para este virtuoso grupo de rock ese disco representó un acentuado cambio de sonido en relación con álbumes anteriores y la exploración de nuevos sonidos con una gran dedicatoria al shoegazing como sello del disco.

Arpegios bajo el agua como peces hipnotizados, crearon nuevos ecos, remezclándose, saltando a la pista de baile para producir algo más dance sin dejar el trance fuera de la jugada: un registro sonoro que dio un vuelco impresionante para Soda.

Añorantes: eventualmente la dura realidad requiere ser enfrentada con un halo de pasión y la respectiva cuota de sueños para seguir el camino y es justo en ese andar que vagando, encontramos a una banda mexicana  que desde 2004 apareció en la escena independiente con un sonido melódico que recordaba la música rock de los años 50, deslizándose a lo Cobain al ataque sónico alternativo de los 90: LeCoq.

Esta banda es de brothers con apellido y todo “López Manjarrez”, donde Ju le da a la bataca y le da vuelo a la voz, mientras Mega hace los coros y performancea en la guitarra.

Su primer disco fue Oh, yeah!!, bajo el sello Galáctico y su segundo y tercer álbum ya bajo la signatura de Pobre Diablo con “Monterrey” en 2011  y próximamente en marzo de 2014 con “Too late to die young”.

Es justamente este último álbum el que le tira a la onda del shoegazing   -del que hablábamos al principio de esta sonorísima reseña-, con letras instrospectivas que abordan temas que eventualmente a todos nos llegan a pasar por la mente como el envejecimiento, el enfrentar los cambios que nos trae la ruleta y luchar por no caer en el letargo del sueño sin acción.

En “Too late to die young”. Mega y Ju, se alejan del sonido amable de sus discos anteriores, encontrando texturas pop con letras más oscuras, abordando nuevos sonidos y ritmos donde el garage y el shoegaze se extienden a través de 3 cortes que se pasean entre la distorsión, solos de guitarra, líneas de bajo pegajosas y ese reverb en la voz que se exhalta con un sax inesperado.

A diferencia de producciones excesivas en el ámbito musical, LeCoq busca alcanzar buenos resultados usando elementos básicos en su trabajo, dándole un toque minimalista en “Too late to die young”. Chequen el arte de sus portadas: Inspírense,

Recuerden, estará disponible a partir del mes que está por deslizarse a nuestros pies: marzo 2014.

Encuéntrenlos en…

Facebook:  http://www.facebook.com/lecoqrocks

Twitter:  http://www.twitter.com/lecoqrocks 

Web:  http://lecoq.com.mx

 

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM