Lolita de Vladimir Nabokov

Arcano

Esta historia la amas, o la odias; terminar su lectura por causas distintas al mero morbo es síntoma de una perversión sexual muy poderosa; es una relación muy erótica entre un tipo de más de cuarenta con una niña de doce años.

No es un libro para principiantes, a pesar de su gigantesca fama, aborda una sociedad norteamericana dormida en sus placeres, analiza el comportamiento de sus personajes a niveles técnicos muy elaborados y crea justificaciones y contra justificaciones a las emociones de los distintos eventos.

Vemos a esa Lolita, explicación de pecado residido en la mujer, y súbitamente a una niña en un berrinche que nadie puede aguantar, una mente marcada por una falsa ingenuidad sexual, y un impulso carnal inevitable para satisfacerse con su padrastro.

Vemos en Humbert, un tema de análisis por si mismo, movido por la culpa de su deseo pervertidos, un hombre que tiende a justificarse como el resultado de la fijación de un momento de máximo éxtasis repentinamente detenido, uno que paso cuando solo era un niño.

Parte importante de Lolita transcurre en lo que podríamos llamar, el regocijo en la desesperación; viajar y viajar para postergar lo inevitable: helados, baile, pantomima, sexo salvaje en cada motel de paso, los desagradables arranques de Lolita.

Incluso más allá de las preocupaciones de Humbert, hay otra que lo aqueja más; el tiempo pasa y su preciosa niña, su arquetipo perfecto de ninfula, crece, dejar de ser esa cosa que lo atraer tanto y pasa convertirse en otra señorita más.

Humbert sin haber matado es un asesino, y no hablamos de la cuestionable infancia de Lolita, porque si alguien es responsable de la muerte de la madre de Lolita, es él. Y si algo es impresionante, es la confusa reacción de cinismo y necesidad de Lolita hacia la noticia.

Contada como una larga confesión judicial, enredada entre pasajes que rayan en el aburrimiento de las circunstancia hasta arrebatos de nausea para el lector convencional. No dudamos del poder de ciertas lecturas, pero si hay un libro que hay que entender con cuidado es este.

Las cuestiones que nos dejan son amplias ¿Existe realmente la depravación? ¿Este libro solo es una fantasía perversa? ¿Sera que solo necesitamos tener suerte para que cualquier deseo como el de Humbert y Lolita, se haga realidad? ¿Cuánto cuesta ser nosotros mismos? ¿Por qué, que sucede cuando nosotros mismos, ser realmente nosotros mismos, es algo que nadie puede comprender? ¿Es sano que Nabokov nos haya descrito a Lolita con tan delicioso detalle?

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM