Los Cafres: Voces Con Sentimentalismo en El Plaza Condesa

Los-Cafres-Fotos-ElPlazaCondesa-07

Fotos: Oscar Villanueva / OCESA
Texto: Fernando Contreras

El Plaza Condesa albergó por dos noches, una con lleno absoluto y la otra no tanto, a una de las agrupaciones más emblemáticas del reggae en Latinoamérica. Liderada por Guillermo Bonetto, Los Cafres compartieron uno de los conciertos que probablemente penetraron más en sus seguidores y los acompañantes de estos; una noche con puro sentimiento fanático en donde la banda ya no muestra lo mejor en su ejecución musical, sino la onda de elevar algunos temas hasta provocar lágrimas, comentarios y reseñas en donde los corazones rotos fluyen con ridiculez.

Desde Costa Rica, Ojo De Buey fueron los elegidos para abrir la noche con un tinte más emotivo y fiestero que la banda estelar a ver a continuación. Dejando de lado la tremenda parte armónica que se arman algunos integrantes en el escenario, la banda no logró cumplir con el objetivo. Al parecer, Los Cafres ya son tan populares, que no resultó fácil adentrar a los presentes en una noche de reggae, iban a lo que iban.

Ajá, llegó el momento de la entrada de Boratto y compañía; enérgica y potente, como si lo suyo fuera destrozar voces desde un principio. La idea fue la presentación de Alas Canciones (2016), así que sin más, las alagantes versiones en vivo de “Por Más Q’ Intente“, “El Silencio“, “Listo“, “Es La Música” y “El Romano“, se dieron a escuchar en un ambiente lleno de luces y sonidos perfectos.

¿Porros? Bastantes, ¿Alucinaciones? Una que otra, ¿Historias de amor? Muchas y ridículas, pero así se han convertido los conciertos de reggae en México y el resto de Latinoamérica, como si pretendiéramos darle otro sentido al género. A menos que estemos muy perdidos. Siguieron sonando “Caprichos“, “La Maraña“, “Dreadlocks“, “Puedo” y “Suena La Alarma” para escuchar palabras de aliento preguntándonos “¿Cómo se sienten México?” A partir de ahí supimos que no lo habíamos perdido todo, el reggae de Los Cafres aún tienen ese tinte de protesta disfrazado de paz y amor que regularmente acostumbramos a escuchar.

El punto más alto tal vez fue “Tus Ojos” y se pretende entender que es el tema que más esperaron los presentes durante la noche y mientras el alcohol hacía de las suyas en la pista y en las largas filas de los elegantes sanitarios, la copia mexicana de la clásica ovación argentina, ahora hacia Los Cafres, sonó muy alto desde unos a otros.

El set fue largo, lástima por los que llegaron desde Ojo De Buey para apretar desde en frente, bueno, considerando que estar escuchando al rededor de tres horas de reggae y soportar el olor a mota con tanto borracho, resulta difícil, al menos para tanto enamorado.

Después de escuchar “No Puedo Sacarte De Mi Mente” y “Aire“, la carga al mando de Guillermo Bonetto terminó por darnos una versión de “La Receta” al nivel que sólo Los Cafres podrían hacerlo para concluir una noche memorable y prepararse para la segunda fecha un día después, la cual, en voces de muchos, superó a la primera.

FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM