Los De Abajo celebraron en grande sus 23 Años

Por: Moreli Paredes

Alrededor de las diez de la mañana del Sábado, poco a poco se fue llenando de asistentes el Deportivo Leandro Valle ubicado al oriente de la Ciudad de México que se reunían para ver a diversas bandas de distintos géneros que sólo tenían en común disfrutar una gran fiesta.

A pesar de la cancelación de Mamá Pulpa a tan sólo un día antes del evento, el concierto tuvo muy buena convocatoria. Trombotones fue la banda que tendría el turno de abrir tal celebración. Después de Vodkanera y Consulado Popular, le llegó el turno a La Royal Club, con quienes el evento empezó a llenarse cada vez más de gente.

Siguieron Sr. Bikini, Los Rastrillos y La Comuna, los asistentes a pesar del nublado día y de los precios elevados, abarrotaban los puestos de cerveza fría que el lugar vendía a $90 el vaso. Todo transcurrió tranquilo durante Ganja, pero el momento candente llegó a ponerlo Jessy Bulbo, quien a los pocos segundos de pisar el escenario, se despojó de su falda y sensualmente presumió su liguero.

Entre chiflidos, al principio coquetos, comenzó su set list, aunque pronto esos chiflidos se transformaron en proyectiles en forma de vasos rellenos de tierra que obligaron a Jessy a dejar inconclusa su presentación y bajarse del escenario sin hacer su famoso “chichis pa la banda”.

Lost Acapulco fue el encargado de calmar los ánimos y que mejor manera de hacerlo que dándole una buena dosis al público de slam pesado. Mientras se formaban nubes de polvo, se cantaba el tan ansioso “cojamos ya” y la gente se volvía loca. Antidoping definitivamente le dio un respiro al público que, al ritmo de reggae, calmó un poco su frenesí para recibir a Out Of Control Army.

Uno de los momentos más esperados de la noche fue la presencia de The Toasters que, desde New York, vino a dejar muy en alto el estándar de calidad con el que se debe de tomar al skaTijuana No! con “Pobre De Ti” se llevaron uno de los momentos más coreados de todo el día.

La Tremenda Korte subió a hacer lo que mejor sabe hacer; poner a bailar a los asistentes y de paso prepararlos para recibir a los cumpleañeros. Los De Abajo subieron por fin, pasadas las diez de la noche y la gente los recibió con tanta energía como se percibía diez horas antes.

Sin duda fue un evento masivo como aquellos de la vieja escuela, con el polvo y el descontrol incluidos pero que sin lugar a dudas nos regaló un día de mucho baile y mucha diversidad.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM