Los déficits de amar: Estocolmo

Texto: Luis Mata (@_TheyCallMeFefe)

Hace algunas semanas en esta sección les hablaba de las “imperdibles del Foro Internacional de la Cineteca“, entre las que figuró “Estocolmo”. No me arrepiento de haberla listado, ya que en verdad es una película que tiene que ser vista. Sin embargo, acepto haber sido todo un gilipollas al describirla como “la típica historia de amor que todos conocemos pero no nos cansamos de ver”. Error, gran error. Estocolmo es más que eso.

El trailer y la sinopsis nos la presentan de tal forma, como una historia de amor. Y en realidad lo es. Pero no es necesariamente típica. Podríamos definir a “Estocolmo” como el retrato de toda relación contado en 90 minutos. La ilusión, la mentira, el encanto, el desencanto, el arrepentimiento, la duda, la infatuación, el cambio de sentir; todo esto desglosa el filme de manera sencilla y directa a través de la historia de “él” y “ella”.

Sin grandes pretensiones, la película cuenta con tan sólo dos personajes trascendentales, los demás son extras, piezas del contexto en el que se desarrolla la historia. Javier Pereira interpreta a “Él”, un chico decidido que encuentra a una chica en una fiesta, él le dice que está enamorado y pese al rechazo de “Ella” (interpretada por Aura Garrido), continúa hasta conseguir su atención.

“Estocolmo” fue filmada en 13 días, cuenta con pocas secuencias, y un soundtrack brillante que se apaga después de los primeros 30 minutos. Pese a esto te lleva en un paseo de emociones que vives al lado de los dos personajes estelares. En las primeros minutos te aseguras a ti mismo que será otro chic flic europeo, te relajas en tu asiento y disfrutas la cinematografía que, como bien lo mencioné, es suculenta.

La edición de audio, el ritmo, los diálogos, todo te lleva a una idea de cómo será el desenlace. Incluso de cómo será el desarrollo. Sin embargo la película cambia de rumbo, gira bruscamente y te sitúa en una sensación distinta. El desarrollo mismo incomoda, te preguntas a ti mismo ¿qué sucede?, ¿quién cambió de filme?

Los mismo personajes evolucionan de manera impresionante a través de la película. Tanto Aura como Javier son piezas clave para que las situaciones sean creíbles y descontrolen al espectador. Un inicio romántico, un desarrollo incierto, y un final catastrófico. No hay más que decir de “Estocolmo”.

El filme español funge como la inconformidad y desapego a lo convencional de los realizadores. Rodrigo Sorogoyen (director y guionista) e Isabel Peña (guionista) logran comunicar esto de manera sutil y franca. Apoyados de un destacado trabajo de cinematografía por parte de Alejandro De Pablo, y un cast más que convincente. Piezas que hicieron acreedora a la cinta de galardones en los Goya y en Málaga.

Si esperan otro cuento de hadas, se verán decepcionados. Pero si están dispuestos a ver una pizca de realidad en la pantalla grande, y observar uno que otro defecto del ser humano en las relaciones de pareja, no se la pueden perder.

Les dejamos parte del soundtrack oficial:

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM