“Los Siete Pilares de la Sabiduría” de T. E. Lawrence

Por: Arcano

Durante la Primera Guerra Mundial, en medio de las arenas de Arabia, un pequeño y frágil hombre llevó a cientos de rebeldes árabes a la reconquista de sus tierras ante los grandes enemigos. Ésta no es una historia de guerra ni de honor, sólo un esfuerzo individual por un mañana.

El futuro ha sido cruel con sus proezas, ya no es el Medio Oriente que busca su libertad, el sólo concepto de un extranjero liderando un grupo de árabes hoy en día es completamente descabellado. El enemigo ya sólo lanza un misil desde la comodidad de su país.

En ese entonces, Lawrence de Arabia trabajaba con los rebeldes árabes buscando mellar en las comunicaciones de los turcos y los alemanes invasores, plantaba bombas en las vías del ferrocarril, preparaba emboscadas y negociaba para unir a todas las tribus del desierto.

El objetivo, Damasco, la gran ciudad capital de Siria el centro del Medio Oriente jordano, para el cual se peno hambre, dolor y todas las tragedias que genera la guerra en la arena, Lawrence de Arabia, junto a su gente siguió adelante, hasta el final.

No es lectura para perezosos, confieso que es un libro particularmente largo, toda la memoria, reflexiones y experiencia detallada con lujo biográfico de parte del alma que cruzo por todas estas experiencias.

Mucho se ha discutido con respecto a esta obra, se dice que fueron omitidas las vejaciones de parte de los custodios hacia el autor durante su encarcelamiento en una prisión militar turca, hay quien responsabiliza al autor, la mayoría de los críticos, a los editores de la biografía.

También surge un tema sobre las supuestas preferencias del autor y el papel que desempeñó para la ejecución de sus fines en la guerra, durante décadas se ha debatido sin acuerdo mayoritario al respecto.

De lo que nadie discute es el título de la obra, considerada así por Lawrence de Arabia, Los Siete Pilares de la Sabiduría nacen de La Biblia y se trasladan a las siete ciudades principales del oriente medio próximo, al ser consideradas el origen de todas las virtudes de la humanidad, dada su antigüedad en el mundo.

Jerusalén, Damasco, El Cairo, Hamas, Horns, Bagdad, y La Meca.

El valor místico, poético y guerrero de la obra, quedan para la posteridad, el ideal valiente que ha sido usando en tantas historias posteriores.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM