Los Silver Apples, bandota sin bajo ni guitarra

Silver Apples en vivo. Los Angeles, 1968.

@alonkoo

Los Silver Apples, bandota sin bajo ni guitarra.

  Corría el año de 1967, la psicodelia se dejaba sentir en el aire, los grupos musicales iban y venían, en los riffs de las guitarras se sentía el fervor de la época, las bandas evocaban en sus armonías todo lo que conllevaba la experiencia de sustancias psicoactivas, los ánimos revolucionarios se encontraban por todos lados.

 “The Overland Stage Electric Band” era el nombre de la banda donde estaba como vocalista Simeon Coxe II, mejor conocido como Simeon a secas, y como baterista Danny Taylor. Simeon introdujo los osciladores a la banda, al parecer nadie congeniaba con esa idea más que Danny, así que decidieron hacer su propia banda en donde no necesitaban más que una batería y un sin número de osciladores, sintetizadores, cajas de ritmo y demás utensilios electrónicos para generar música.

 Así fue como surgió Silver Apples, su nombre está inspirado en un poema de Yeats, una de las primeras bandas que no utilizaba bajo ni guitarra. Sonidos eléctricos y batería fueron lo único que necesitaron para generar dos discos editados durante los sesenta: “Silver Apples” y “Contact” aunque hay uno más que nunca vio la luz. Durante los noventa se reunieron  y generaron otros tres discos, pero esa es otra historia.

 Sonidos de música electrónica que hasta ese momento sólo habían aparecido en obras de corte más académico y experimental llegaron a una banda que pertenece al rock psicodélico, dándole así una nueva implementación a la música comercial, siendo pioneros de varios géneros como el Krautrock o el electro pop a fechas más recientes, sin nunca perder su vena psicodélica.

Su álbum homónimo contiene nueve tracks y tan sólo treinta y dos minutos de  electricidad pura, pero con eso es más que suficiente para dejar claro que es una banda poderosa y llena de sonidos extraterrestres. Sus líricas llenas de poesía escritas por Stanley Warren, a excepción de “Oscillations” escrita por Simeon, le dan una singularidad completa a cada una de las canciones del disco.

 El primer sencillo que salió a flote fue “Oscillations” desde el inicio de esta pieza, que es la primera del disco, hacen notar que no son una banda cualquiera, que llegaron con sus instrumentos para proponer un nuevo sonido en el amplio abanico del rock, que no les interesaba sonar a riffs complicados de guitarra, que lo que ellos querían era generar atmósferas con tonalidades atípicas y llenas de sonidos espaciales.

 Silver Apples no fue una banda del denominador común, se atrevieron a experimentar y utilizar herramientas poco exploradas en el horizonte de la música comercial, es por eso que vale la pena revalorar y reencontrarse con tremenda genialidad.

  

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM