Los Tres en El Metropólitan: ¡La Noche del Futuro!

Texto: Gabriela Estrada
Fotos: José Jorge Carreón

Bella entrada, el lugar, ¡Ni qué decir! Un concierto en el Metropólitan siempre parece un sueño, aunque a veces con sus correspondientes pesadillas. En este caso lo fue escuchar a Mon Laferte por un incontable y anestesiante número enorme de minutos.

De lo telonero al retorno espeluznante a Siempre en Domingo

Aunque hace poco leí una reseña en donde la misma cantante asegura que en México los locales se la “pelean” en redes sociales junto con sus compas chilenos, ¡No lo puedo creer! Definitiva y espeluznantemente me hace pensar en el posible retorno, ya comprobado con Carla Morrison, pero ahora llevado a los festivales de corte “latino”, como el Vive. ¡Horror!

Una serie de tatuajes no te hacen más ruda que Timbiriche, ni tocar en el Auditorio ya es sinónimo de ser un gran representante del indie o de lo que quiera que sea que abandere Mon Laferte, así como Paulina Rubio.

Ya después de un considerable tiempo en prueba, por fin nuestra paciencia fue premiada con la aparición de Los Tres. Bajo un telón acústico apaciguador que enamoró, levantó ánimos, recuerdos y sonó “Sudapara”.

Caímos en un delicioso abismo noventero, mientras la rola de “Camino” se ensalzaba al ritmo de un tecladazo impecable, causando calosfríos, rumbo a un gran atentado al reventón de cualquier fumanchú empederinido “Torre De Babel”.

“Cárcel, Hospital Y Cementario”, por si fuera poco, bajo el acompañamiento de Juan Cirerol que, ¡Vaya cómo se rifó! A pesar de lo nerviosón que se mostraba en un principio, dio tan excelente performance que dio un orgullo enorme ser su compatriota. Más allá de un patriotismo barato, lo que seguramente unió al público con Juan fue su gran manera de desempeñarse al mando de la guitarra y de la armónica.

Para rematar los golpes al corazón, Álvaro Henríquez se aventó un súper dúo guitarroso con Roberto Lindl y junto a la banda dar ritmo a “Tírate”. Acto seguido apareció el siguiente gran invitado de la noche; Emmanuel del Real, mejor conocido como “Meme” de Café Tacvba, con un delicioso y armónico “Olor A Gas”.

“Quizás Con Quien”, “Amor Violento”, “Feria Verdadera”, “Hey, Hey, Hey”, “He Barrido El Sol” y hasta “Jefe De Jefes” de los Tigres Del Norte, fueron el preámbulo para que, después de 20 años de su aparición en la escena musical, “La Espada & La Pared” retumbara en el antaño cine mexicano de los años 40, el Metropólitan.

Fueron dos, dos veces las que la banda chilena regresó al escenario a petición del honorable, donde nadie paró de corear y bailar, bajo el acompañamiento de los invitados de la noche. En hora buena, querida banda.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM