Lou Reed: El Príncipe Dark de Nueva York

Reseña por: @GabaMaiden

Hoy recordamos a Lou Reed, quien el domingo hubiese cumplido 72 años.

El ex vocalista de Velvet Underground dejó detrás de sí un legado a la música, que va de la iconoclastia a la revolución del género del rock, a la poesía, a la bohemia y abandona a la moda, dejándola en bancarota, a quien no cede nigún legado, por ser amante efímera y caprichosa.

El acaecimiento de Reed, el 27 de octubre de 2013, me recordó la muerte del ahora también ex tecladista de The Doors, Ray Manzareck, misma que se dio  meses antes, el 20 de mayo.

Puede que suene idílico, pero el saber de las muertes de este corte de músicos, duele y da resaca de melancolía.

La música es una alegoría  y un legado a las almas en el mundo, un halago para los espíritus deambulantes, vaporosos; un remanzo que baila en éxtasis de nirvana ¿qué mejor alimento hay que la variedad de significados y precedentes que puede darte una buena sesión musical?

En un artículo de la Revista Nexos de México durante aquel final luctuoso de octubre de 2013, subraya la gran pérdida que significó la muerte de Lou Reed para el escenario contracultural e, igualmente, la sórdida crónica que éste llevó en sus líricas -cual sangre en las venas-, de un Nueva York retratado fuera del glamour de la urbe y muy adentrado en sus vicios, en su miseria, en su violencia a través de los ojos de un cronista y músico que reventó himnos para distintas generaciones.

Seguido de este artículo, encontré otro buen texto de la página web cleveland.com, escrito por John Petrovic de The Plain Dealer, en el que da una interesante perspectiva del impacto que tuvo  Lou Reed justamente en Cleveland, ciudad a la que consideraba como su segunda casa.

Otra referencia interesante es la que John Petrovic de The Plain Dealer hizo respecto del papel de pionero que representó el músico de origen neoyorkino en el traslape de Rock & Roll al Avant- garde.

El Avant- garde en primera instancia se refiere a la gente o trabajos que son experimentales o innovadores, adelantados a su tiempo, con un toque necesario de crítica hacia la política, hacia lo social y lo cultural. Lo modernista tiene poco que ver con este concepto, pues justamente se aleja de tendencias y más bien busca incitar a la audiencia.

Por ello, géneros como el noise rock, punk rock, new wave o nor wave, no pudieron haber existido sin el antecendete de Reed -puntualiza Petrovic en su artículo para The Plain Dealer-.

Finalmente, hablando de precedentes en la música ¿cómo fue que El Príncipe Dark de Nueva York se enraizó a este arte, sin apegarse un minuto a los convencionalismos de la composición estética y lucrativa? La respuesta se remonta a la Generación Beat, comandada por el maravilloso novelista y poeta norteamericano Jack Kerouac.

Este concepto de la Generación Beat, fue introducido a la escena neoyorkina en el año de 1948 para dar cabida al movimiento juvenil percibido como underground y anticonformista. En un juego de palabras Kerouac conjugó el adjetivo”beat”, relacionándolo al cansancio de las comunidades marginadas y al “beat” musical, del que él era gran amante.

Uno de los grandes efectos contraculturales de este movimiento fue el de los “Beatniks” -bohemios-, título aludido en ese entonces, al lanzamiento del satélite ruso Sputnik. Incluso el citado y extrañado tecladista de The Doors, Ray Manzareck, mencionó alguna vez que si Jack Kerouac no hubiese escrito “En el camino“, The Doors jamás hubiese existido.

Cabe mencionar que parte del grupo de fundadores de la Generación Beat fueron también Allen Ginsberg, Lucien Carr y William Burroughs. Éste último, fue introducido al grupo de la Universidad de Columbia  a través de su viejo amigo David Kammerer, quien por muchos años fue editor de United Press International.

Al correr de los años, en la época de los setenta,  Burroughs se hizo amigo de Mick Jagger, Patti Smith y del ahora ausente, Lou Reed. Lo demás, es historia…

… and maybe Lou, took a walk on the wild side.

Buen camino y…feliz no cumpleaños, Lou.

 

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM