Marcha Gay + México = La Madre de Todos los Desmadres

Texto: Arcano
Fotos: Lulú Urdapilleta

Recordarán cuando nuestros padres nos llevaban al desfile del día del niño, cientos esperábamos con ansias a los carros alegóricos y saludar a nuestros personajes favoritos. El 27 de Junio pasado fue lo mismo, sólo incluyendo arcoíris, chelas y una que otra verga de fuera.

Fuera de todas las ideas políticas, morales, liberales y bla, bla, bla, la Ciudad de México experimentó el desmadre público más cabrón de todo su año; camiones y más camiones atascados de gente, bailando y calentando los condones para esa noche.

Un taxista corroboró que la distancia del carnaval medía la extensión total del Paseo de La Reforma desde el Zócalo hasta el Periférico; la gran serpiente arcoíris no tuvo igual, llegó un punto donde ya no avanzaba el contingente, todos desmadrándose entre ellos y ellas mismas.

Gloria Trevi en una Hummer limo rosada, Sabrina “Doble Eclipse” Sabrok llevaba su propio DJ Set, mientas que Fernanda Tapia, en traje de dominatrix, llevó a otro nivel mi amor hacia ella y los vehículos no terminaban.

Había un componente tan espontáneo, que muchos tráilers parecían conseguidos esa misma mañana y anexados a la de a huevo a los contingentes, sin decoración alguna, sólo la plataforma llena de gente ejerciendo su libertinaje de todas las maneras imaginables.

Lo único más impresionante que la marcha, si es que hubo algo más impresionante que la marcha, fue la gente que esperaba la marcha; hasta con banderas y en familia vimos de todo, cosplays de anime (valga el pleonasmo) y un vehículo patrocinado por una congregación cristiana.

Tipos gordos y velludos invitando a divertirse con ellos y toda clase de excentricidades que le cerraron la mirada a alguna señora aún purista, subiéndole la temperatura a los transeúntes desprevenidos.

Salías del metro, condones, caminabas otros dos metros, y mas condones, así casual, salía una mano y te regalaba una tira. Y obviamente no falto el granadero o el policía de transito que se moría por dentro, por decirlo de alguna manera.

Ésta es la verdadera igualdad, no esas madres del la convivencia tolerante y el respeto al prójimo, igualdad es hacer desfiguros sin que nadie juzgue y amar mucho, si se puede, muy sucio, a la persona a lado o a todas las personas de tu lado, ya es tu elección.

El alcohol sigue siendo el rey de las alianzas, el señor de la paz entre las mentes prejuiciosas y para este caso particular, el catalizador tercero en el momento más relevante de esta época. Por cierto, ya ningún juez  puede negar un matrimonio del mismo género, no es lo mismo que ya esté escrito a que ya se puedan casar.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM