Mutek, Play 1: o de cómo Nicola Cruz se llevó la noche

04-Nicola-Cruz-DSC01820

Fotos: Diego Figueroa

Texto: Nayeli Díaz

Durante el segundo día de actividades de la décimo tercer edición del Festival Internacional de Creatividad Digital, Mutek, se llevo a cabo el programa Play 1 dentro de las instalaciones del Casino Metropolitano, lugar que albergo a Dj’s y productores tanto nacionales como internacionales.

La encargada de abrir la pista fue la productora Cyané, proveniente de Guadalajara, México, trajo una mezcla de ritmos sintéticos suaves con sonidos orgánicos que armonizaron el inicio de la noche del miércoles.  Le sucedió Me & Myself, otro de los talentos nacionales propuestos para está edición de Mutek. Alfredo Ramírez, nombre del productor detrás de Me & Myself consiguió crear un ambiente más oscuro, con ritmos minimalistas que nos referían al futuro.

El momento intermedio de la noche corrió a cargo de Microfeel, proyecto del argentino con sede en Barcelona, Sebastian Seifert, quién dejo de lado la oscuridad climatizada por Me and Myself, para sumergirnos en otras dimensiones un poco más orgánicas y armónicas pero con un toque de dub.

La noche no podía más cuando llego el turno de Nicola Cruz & Fidel Eljuri, quién rompió con los ritmos anteriores que de alguna manera mantenían una continuidad sonora. Cuando Nicola toco por primera vez las tornamesas fue evidente que sería el acto más poderoso de la noche, sus hipnóticos ritmos hicieron que los asistentes al evento se dejaran llevar por el folclore de los acordes trasmitidos.

La mezcla entre bases electrónicas y ritmos autóctonos de Latinoamérica son el sello de Nicola Cruz, que desde que suelta el primer tema va creando una narrativa hasta el final de su set.

En resumen, Nicola Cruz construye historias sonoras que reflejan la multiculturalidad, la fusión y la creatividad a la hora de hablar de música electrónica, características difíciles de lograr cuando se habla de éste género.

Para cerrar la noche el productor español BeGun.  Con lo que llamarían un techno suave y relajante, justo para despedir la primer noche del programa Play.

En general, el festival y su primer noche de Play tuvieron un buen inicio, el lugar ayudo para la acústica, además de que en cuestiones técnicas todo parecía estar bien controlado y el sonido mantenía una buena fidelidad, los visuales capturaban las miradas del público, lo cual es de reconocer en un festival enraizado en la tecnología.

Esperemos que continúen con esta calidad en los días restantes de Mutek.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM