Noche de Reyes de William Shakespeare

Arcano

En una noche maldita un navío sucumbe en las terribles fauces del océano, un lazo fraternal se rompe y la sombra de la muerte llena los ojos de cada hermano, dándose por perdido el uno al otro, entre las olas, para siempre.

Un curioso inicio para unas de las tramas cómicas más divertidas de la historia, dueña indiscutible de género de la ocurrencia, del accidente de roles. Y todo realmente comienza  hasta tiempo después.

Sebastián termina muy mono  como el gato del Duque Orsino, el cual suspirando por la muy antipática Lady Olivia manda al pobre chacho con regalos y mensajes de amor que claramente ella desprecia, pero tolera, por su creciente fijación en el insignificante mensajero.

Por otro lado tenemos a la hermana gemela de Sebastián, Viola, la cual fue rescatada en su momento por un barco mercante y con el apoyo de Capitán del navío, Antonio, el cual además le pretende, le da trabajo a bordo, tomando la identidad de Cesáreo, es decir fingiendo ser un hombre.

Lo que ninguno de los dos imagina será la clase de desastre que provocaran cuando Viola desembarque en la hasta ahora pacifica ciudad portuaria. Viola siendo Cesáreo, perseguida por la espada de Orsino y la locura amorosa de Lady Olivia.

De Sebastián ni se diga, cuando el capitán Antonio le jure amor eterno, y prometa proteger con espada y sangre de cualquiera que quiera hacerle daño, incluidos el iracundo del Duque Orsino y toda su comitiva.

Y si los enredos aun no son suficientes, tememos al bufón de Festes, al cual sabe toda la verdad y solo quiere ver hasta donde llega todo, y Malvolio, el mayordomo amargado y santurrón que hará lo que sea necesario para que los pecados vistos no queden sin condena.

Muy divertido e insuperable, y recuerden; es teatro, esta hecho para representarse, se lee en voz alta. Una Noche de Reyes maravillosa.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM