Nrmal 2016: Preparando Nuestros Oídos en el Primer Día

Nrmal20163

Fotos: Michell Alegría
Texto: Fernando Contreras

La primera vez en un festival es sensacional en el punto vista de no conocer lo que viviremos hasta sentirlo; vimos muchos videos y fotos, leímos muchas reseñas y escuchamos demasiados buenos comentarios de Nrmal hasta tener un momento de incertidumbre por saber lo que realmente pasaría en esta tercera edición.

Al no ser contemplados en ediciones pasadas, nos adentramos a vivirlo en esta ocasión con muchas ganas y poco dinero en nuestros bolsillos. El primer día estuvo más ajetreado que el segundo; bastante talento mexicano y del resto de Latinoamérica por conocer, además de grandes proyectos que conocimos con anterioridad en México y que volvieron con grandes shows y álbumes en el 2015.

Nuestra llegada fue simple, fácil acceso, buenas bebidas refrescantes para el calor y la buena música de Bluehost y Sick Morrison para arrancar el día. No tuvimos el placer de admirar la música de Haciendo El Mal, ya que su día se mantuvo con malas noticias hasta cancelar su presentación por motivos tristes, así que continuamos con Aloa Input, el colorido sonido del argentino Coiffeur y los cálidos movimientos y sonidos de Los Wálters en el Escenario Azul.

Low fue el primer plato fuerte del día; antes de que el sol se metiera, la banda logró atrapar al poco público presente en uno de los escenarios grandes, pasando por errores en el sonido que enfurecieron a Alan Sparhawk. Al final terminaron por ir calentando en serio a nuestros oídos y el ánimo de Alan regresó, llegando a tocar la guitarra con sus dientes, detalle sorpresivo que nos enloqueció.

Los Pirañas hicieron lo suyo y Kreidler en la carpa nos regresó al momento de admiración con su krautrock sombrío. San Pedro El Cortez fue algo inusual, hasta cierto punto; los originarios de Tijuana nos regresaron a esas tocadas clandestinas de cuando los concimos e incluyeron en su set mucho whisky en una gran copa que terminó entre el público, la promoción sarcástica de su Asociación y algo de ropa interior en el escenario.

Föllakzoid impresionó a muchos, pero si de verdad estábamos esperando algo en el festival, era el regreso de Empress Of y su debut Me (2015). Lorely Rodriguez volvió con gran emoción y energía a nuestro país para presentarnos por casi 40 mimutos un set lleno de baile y synth pop. Fue algo de verdad mágico; su banda en vivo, sus rizos girando en su cabeza y por supuesto el público loco con “How Do You Do It”.

Comenzamos el final con Deerhunter; Bradford Cox y compañía nos dejaron insatifechos con su set aunque no nos hizo falta mucho. Sus grandes producciones se vieron reflejadas con sus pocos y adecuados extractos, sin embargo, los maravillosos riffs y la experimentación que se avientan con regularidad en sus presentaciones, no se vieron reflejados durante su show en Nrmal y menos en el cierre con “Nothing Ever Happened”. Tuvieron la oportunidad de impresionarnos y no lo lograron, no pasaron la prueba de exigencia, ¡Vamos!, no dieron lo suficiente.

Si quieríamos subir de tono, con A Place To Bury Strangers lo conseguimos; su regreso estuvo marcado con el potente Transfixiation (2015) y en el festival por fin tuvimos el chance de agredir un poco a nuestros oídos y ojos. La voz y guitarra de Oliver Ackerman sonaron grandes, pero el bajo de Dion Lunadon, ¡Madre de Dios!, no podemos comparar algo tan perfecto y agresivo al mismo tiempo, fue como tumbar lo más grande que nos imagináramos.

Pero bueno, hablar de tumbar no es tan completo como lo que HEALTH hizo en el escenario. Fue lo más grande del primer día y muchos aseguraron su sordera con su set, además de predecir que todo lo que tocaron se escuchó a muchos metros de distancia. Los que estuvimos al frente no lográbamos quedarnos quietos, en serio la vibración de los amplificadores la sentimos al tope aún sin distorionarse.

“STONEFIST”, “DARK ENOUGH” y “NEW COKE” nos volaron la cabeza; lo único que hicimos fue contemplarlos y poner atención de cómo lo hacían en el escenario. Noise rock con toques de industrial que a la mayoría dejó boquiabiertos y sordos. Ellos dejaron en claro su ganas de tocar de nuevo en México y por supuesto, son de California, ¿Cómo no hacer vibrar todo lo que manejan?

Al terminar, el día lo concluimos bien, con los pies desechos y no por bailar o brincar, quisimos ver lo máximo posible en los escenarios dejando de lado Cocina Central y la pequeña atracción que había para saltar; no fue nuestra prioridad.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM