Plusvalía en la CDMX

am_890615_6655171_341109

Por Arcano

Este es un resumen muy corto de un artículo muy largo que explica el fenómeno de la plusvalía en toda su complejidad, para que no le digan que no lo cuenten, y con ello no se tenga dudas de por qué rayos hay rentas de 15000 varotes cuando cruzando la avenida no superan los 6000 mensuales.

Plusvalía: La modificación del valor económico de un lugar o inmueble, producto de los factores sociales, urbanísticos y privados, el cual tiende en las ciudades grandes siempre a la alza.

Ejemplo: En La ciudad de México la proliferación de empresas comerciales, agencias y de servicios profesionales en colonias centrales como La Roma, La Condesa, Polanco y La Anzures y su expansión repercuten en colonias económicas de sus alrededores, como nuestra evidencia la Colonia San Rafael.

Rodeada por Circuito interior, la línea 2 del metro y Avenida de los Insurgentes, rápidamente se volvió un objetivo para una clase profesionista joven con intenciones de independencia; el aumento natural de la demanda incrementa el valor de las rentas en esta vieja colonia que ya se estaba desmoronando.

Las calles anchas le favorecieron para ser una de las primeras en tener el sistema de Ecobici, lo cual resolvió problemas de transporte interno, y con ello la colocó en la mirada de las constructoras; estas vieron factores favorecedores para construir edificios de departamentos con un precio de venta mayor al posible para el interés social, es decir, un mejor negocio.

Departamentos de mayor costo, solo pueden ser comprados, en la verdad a medias de las inmobiliarias, por personas con mayores privilegios, personas o familias de un segmento más alto, es decir, una colonia con menos ratas que en otros lados.

Con una sensación mayor de seguridad y de poder adquisitivo de sus residentes la colonia se vuelve objetivo también de pequeños y medianos emprendedores, que siguiendo la tendencias dentro de la colonia inauguran cafés elegantes, restaurantes coquetos y toda clase de negocios con inclinación a lo “hípster”.

Estos y más factores persuaden a los antiguos residentes, y responsables políticos a invertir más recursos, unos por mayores cobros de renta, otros por votos de mayor valor, lo cual crece también con el incrementos en los impuestos y los servicios públicos que ahora recibe por concepto de “mejoras”.

“Mejoras” entre comillas, porque ya está explicado que el “mejoramiento” e incrementos de valor de una colonia como La San Rafael no es proeza de un gobierno local, es una mezcla de factores sociales, iniciativas privadas, e inicialmente suerte.

Su contraparte esta cruzado Circuito interior; donde se localiza la Colonia Santa Julia, un hoyo espeluznante, lleno de asaltos, venta de droga y vecindades, con una ubicación mejor que  su contraparte, pero que no le genera interés habitacional a nadie, cuyo sustento es asaltar a quienes trabajar en la Anzures, la cual tienen cruzando la avenida Marina Nacional.

Entonces ya explicado escuetamente  todo el contexto:

¿Por qué quieren quedarse con el valor del incremento de los inmuebles si este no incrementó por acción única de los recursos públicos sino por una combinación de causas, incluso a sabiendas que hay obras públicas que perjudican la plusvalía como las estaciones del metro?

¿Si se cobra tal concepto, esto no desalentaría la iniciativa de los particulares para mejorar las condiciones de los inmuebles que poseen, y a la larga, de toda una zona?

¿Si trasladan este impuesto a las empresas inmobiliarias, esto provocará que el margen de ganancia baje para los inmuebles y sus costos incrementen, hay forma de asegurar que el costo no sea trasladado al comprador final?

¿Hay formas de distinguir y calcular con precisión el valor de la plusvalía, y no solo eso, hay forma de reconocer matemáticamente que le corresponde a la iniciativa pública y que a la iniciativa privada?

¿Hay certeza de no estar duplicando un impuesto cuando todos sabemos que todos los servicios e impuestos respectivos a la vivienda llevan ya margen de ganancia e I.V.A, incluidos, aunque la propaganda y los recibos siempre digan que estos están subsidiados?

¿Es justo pagar el derecho al mejoramiento público, pero es fácil ubicar en una zona con cientos de personas, medir, pronosticas y saber que realmente será una mejora?

¿Es justo cobrar más por el beneficio de un posible mejor lugar para vivir?

Saque sus propias conclusiones.

http://www.animalpolitico.com/blogueros-la-cuadratura-del-circulo/2016/12/20/la-complejidad-la-plusvalia/

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM