Por Quien Doblan Las Campanas de Ernest Hemingway

Arcano

La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.

Ernest Hemingway vino a transformar por siempre el concepto de ser un escritor; sumamente tosco, gustaba de la cacería, la practica del box y la pesca en alta mar; peleonero habitual de los bares de mala muerte y por supuesto, un gran turista revolucionario.

Tuvo una particular predilección por las guerras ajenas; de modo que al estallar la Guerra Civil Española, emprende un viaje como corresponsal de guerra, donde hasta la fecha la leyenda profesa que no solo se quedaba viendo lo que sucedía.

Así nace Por Quien Doblan las Campanas; monumento a la muerte, y al fugacidad del placer, el existencialismo asesinado al costo de un sacrificio; el de la propia vida, Hemingway es punto y aparte; es el dolor de seguir adelante o no seguir más, hecho arte.

Su historia es  homologa a una constante eN su tiempo; una crisis espiritual, una semilla romántica sobre la guerra que ya paso y la que viene (de 1919 a 1938) la necesidad irrefrenable de aventura y el valor de los pequeños detalles, que hacen valer las cosas.

Todo esto en un humano que nos presenta a todos; Robert Jordán, un maestro de español en occidente, un experto en explosivos con una misión, cortar las comunicaciones, volar el puente que conecta a Segovia con los refuerzos enemigos.

La resignación es el tema; María lo ama, pero como dice Pilar, “Todos sabemos como terminara” aunque eso no evita que se les mueva la tierra, algo que Pilar asegura, solo pasa, si se tiene suerte, una vez en la vida.

La calidad descriptiva de Hemingway es insuperable; la fiambres cocidas con el aceite que  gotea, el vino rudo degustado a todas horas, el pasado sabor del melón y el sexo, el ritmo taurino, una culminación de desesperación, escombros y muerte.

Por Quien Doblan las Campanas nos identifica con el personaje principal, nos hecha en cara nuestra cobardía y nos pone en su piel, es decir, la sensación de que todo lo vivido regresa, se revive, se acumula, se castiga, se redime, nos tortura, por que cada vez entendemos que ya no hay retorno.

Podemos concluir el alto costo que ha tenido la humanidad por ser ahora. Según Hemingway la vida y el éxito no tienen nada que ver con el hecho de ser recordados, de crear cosas grandes, de ser famosos.

Tal vez el éxito en la vida se reduce solo a una preciosa mirada, un temblor terrestre, haber dormido bien y saber que antes de que te maten, le habrás metido una bala en la frente al tipo que va por delante.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM