PXNDX se adueña por novena vez del Auditorio

Texto/Fotos: Luis Mata @_TheyCallMeFefe

Si viviste los últimos 10 años, seguramente haz escuchado hablar de Pxndx, o como antes se les conocía: Panda. Quizá el caso más controversial en la historia moderna del rock en México. Y es que parece increíble que una banda que hace 10 años reventaba el zócalo, abría a bandas como Rufio o The Ataris y era una de las grandes esperadas en el Vive Latino, ahora se dirija a un público completamente diferente.

Seguramente ni ellos se imaginaron al inicio que adoptarían el Auditorio Nacional como casa, llegando este domingo a su novena presentación. Este recinto que a lo largo de los últimos años ha consolidado a Pxndx, pero ya no ante un público masivo, sino ante un grupo de fans que siguen a la banda cual cristiano a su pastor. Una banda que pasó de vender 250 mil copias en 2006 a tan solo 30 mil el año pasado, y sin embargo nunca se ha detenido.

Los regiomontanos no demoraron en comenzar, el recinto localizado a unos pasos del Bosque de Chapultepec aún no estaba lleno. Seguidores seguían entrando a prisa por las rejas del auditorio, portando gorros, sudaderas, playeras, hasta máscaras, lo que fuera con el logo de la banda. El lugar, uniformado, recibió como acostumbra a sus ídolos, con gritos desenfrenados, coreando canción por canción.

Pxndx arrancó con “Estoy Más Sohloh Que Ayer, Pero Menos Que Mañana”, seguido de “Enfermedad En Casa”. Tanto temas de su última producción “Sangre Fría”, pasando por canciones de “Amantes Sunt Amentes”, “Poetics”, “Bonanza” y “Para Ti Con Desprecio” constituyeron la primera parte del show.

Entre los temas más sonados destacaron “Sólo A Terceros”, “Cita En El Quirófano”, “Nuestra Aflicción” y “Narcisista por Excelencia”. Previo al final de la primera etapa del concierto, el Auditorio se tiñó de rojo mientras se escuchaba “Disculpa Los Malos Pensamientos”.  La banda terminó el set con “Sangre Fría” y “Saludos Desde Turquía” para dar paso a la esperada sección de complacencias.

En una dinámica bastante agradable que dio oportunidad a algunos fans de pedir sus temas deseados, la banda fue forzada a regresar aún más en su historia musical. De aquellos tiempos cuando tocaban en el Chopo y sus seguidores se paraban el pelo en forma de mohawk mientras hacían crowd surf y slam.

El domingo, ante un auditorio que comprendía tanto de niños de 7 años, como padres de familia. La banda volvía interpretar esos temas. “Hola”, “Maracas”, “En El Vaticano”, “Ilasha”, entre otras marcaron la sección de complacencias. Bastó de un cierre planeado en el set con temas como “Los Malaventurados no Lloran” y “En tu Honor”, y otra sección de complacencias con rolas como “Si Supieras” y “Señor Payaso”, para que la banda cerrara su presentación de manera emotiva con “Nunca Nadie Nos Podrá Parar”.

Y así fue, como el domingo una banda que alguna vez llegó a la cima, fue amada, ganó premios MTV y la aceptación del público, para después ser expuesta, odiada y abandonada por muchos, estableció su terreno. Quizá ya no con la potencia que tuvieron en sus días, pero definitivamente nunca nadie los ha podido parar. En palabras de Pepe Madero: “Cada situación negativa hace una mejor canción: esa es la historia de Pxndx”.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM