Recordando Viejos Tiempos en el Pepsi Ska Fest

Fotos y Texto: Michell Alegría

Este año hemos tenido decenas de festivales en nuestro país, cada uno con una propuesta y temática diferente. Desgraciadamente para los fanáticos del ska, el género ha ido quedando en segundo plano poco a poco, empezando a ser olvidados por los festivales más importantes; el Vive Latino, por ejemplo.

Dentro de toda esa oferta de festivales, nos encontramos con el Pepsi Ska Fest, que nos ilusionaba con recordar aquellos buenos tiempos en los que los conciertos eran para disfrutar, echar desmadre y canta. Esos tiempos en donde los festivales no llevaban el nombre de su patrocinador, esos buenos tiempos.

El cartel combinada una serie de grupos locales, así como un par de grupos sudamericanos para finalizar con algunos que podemos decir que ya están más que consolidados.

El festival inició con la participación de Out Of Control Army que, lejos de ser sangre nueva, que es con el tipo de banda que inician los festivales, más bien es un colectivo formado por diferentes miembros de grupos con trayectoria dentro de la escena. Seguimos con Mamá Pulpa y La Royal Club, dos bandas que dan lo mejor de sí sobre el escenario, pero que no logran prender del todo a un público que parece que se estaba reservando para el final, ya saben con eso de la edad ya no es lo mismo.

La Vieja Skina fue el primer artista internacional sobre el escenario y debo decir que dividió opiniones. Con una mezcla de jazz, ska y reggae, presentaron sobre el escenario el performance más completo del festival, pero que no logró prender a la gente que estaba en el lugar. Fue hasta Los De Abajo que se prendió todo; con sus temas ya clásicos. Siguiendo con la temática de desmadre y slam, Los Victorios, que tienen en su vocalista uno de los mejores frontman que tiene el género en nuestro país, dieron muestra de todo.

La noche seguía y nos tocó disfrutar de Desorden Público, que pasó sin pena ni gloria, pues el ambiente que se había vivido en las dos últimas bandas, poco a poco se fue apagando. Seguimos con Tijuana No!, una banda que rumbo a la recta final dio la peor presentación del festival, no sé si tenían hueva, estaban enojados o simplemente no querían tocar, pues ni su éxito “Pobre De Ti” pudo prender a la gente que ya abarrotaba el Pepsi Center, teniendo que tocar mucho menos de lo que se esperaba.

Afortunadamente, Inspector se encargó de hacer que cada peso que se pagó por el boleto valiera la pena, un desborde de energía y una voz impresionante, todo esto acompañada de los grandes éxitos de la banda armo el slam a diestra y siniestra en el Pepsi Center, haciendo que por momentos el piso se estremeciera. No cabe duda del por qué esta banda está en el lugar de ahora.

Para el cierre, La Maldita Vecindad nos regaló sus éxitos y un concierto más para después de su reencuentro. Escuchamos un discurso que seguro más de uno ya se lo sabía de memoria, pues no ha cambiado mucho a través de los años, incluso a pesar de la separación momentanea.

No cabe duda que el ska sigue siendo un género fuerte en nuestro país, pues el festival logró tener un sold out. Se agradecen este tipo de eventos en donde es posible disfrutar de un concierto como pocos ahora se disfrutan. Con la promesa de llevar el festival a diferentes partes del país, esperemos que esta gira sea mucho más honesta que las aquellas ya existentes, cosa que el género pide a gritos.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM