Reseña de Lorde en el Auditorio BlackBerry

Reseña: @Futuroll
Fotos: Xavier Rivera González / Sicario

Actualmente el pop tiene muy pocas propuestas y de buena calidad, que es casi imposible predecir que una chica de 16 años pueda llegar más lejos con tan sólo un álbum y un pegajoso primer sencillo. Lorde fue creciendo poco a poco en el 2013; se alzan las ventas en internet, se alzan las ventas físicas, se alzan las vistas de videos en YouTube y para cerrar con broche de oro, gana el Grammy a mejor canción con “Royals”. Sí, artistas como éstas, obtienen la gloria en principio y después caen de la cima para no subir nunca más. Puede ser, pero Lorde tiene una excentricidad y un talento que no podemos dejar pasar y por supuesto que se le exigirá más en un futuro con un posible segundo álbum para no dejar caer una propuesta emergente que no proviene de Norteamérica o Europa.

Su visita a México causa revuelo principalmente por no llegar al Distrito Federal como prioridad; San Miguel de Allende es una ciudad mágica que ya se había tardado en tener un festival que no sea de cine y pensar en agregar una fecha a otra ciudad con más renombre no tardó en salir. La noche en el Auditorio BlackBerry estuvo abarrotada en su mayoría de fans y seguidores que no pararon de gritar y cantar cada uno de sus temas incluidos en Pure Heroine y algunos otros.

Pocos minutos antes de las 9:00 pm las luces se apagaron y escuchamos las primeras canciones en compañía de dos músicos; “Glory And Gore”, “Biting Down” y “Tennis Court” fueron las encargas de iniciar el set con muy buena recepción por parte de todos, incluyendo a los curiosos presentes. Con un juego de luces muy efectivo para su ambiente, siguieron “White Teeth Teens”, “Buzzcut Season” y un cover a Kanye West, “Hold My Liquor”.

Algo que ha caracterizado a esta chica, que ahora cuenta con 17 años, es su peculiar baile que hemos visto en diferentes presentaciones en entregas de premios o shows de televisión, algo extraño cuando lo vemos por primera vez y que en este show se caracterizó con “400 Lux” y “Ribs” después de un emotivo discurso en donde agregó su agradecimiento por tan fascinante público.

Otros covers que incluyó su sesión, fueron “Easy” y “Swinging Party” de Son Lux y The Replacements, que por obvias razones no se escucharon tan fuertes desde el público y que se acomodaron muy bien para no escuchar solamente su único álbum.

Después de tanto movimiento por parte de su esponjosa cabellera, el momento de terminar se veía muy pronto con tan esperado tema que llegó; “Royals” sonó junto con cientos de teléfonos celulares en el público y una grande emoción que no cesó hasta el último tema de la noche. Siguió el que para mí fue el momento clímax de la noche, el actual sencillo de Pure Heroine, “Team”, salió de la oscuridad junto con lluvia de papeles negros y blancos que no negamos que le agregaron un poco de brillo a la noche que ya se pensaba por terminada. Tras su salida dudosa, Lorde regresó vestida con una capa dorada muy diferente al atuendo simple e insípido que trajo durante toda su presentación.

Con “A World Alone”, dimos por finalizada una noche mágica y con otra perspectiva en nuestra cabeza. No cabe duda que Lorde ha destrozado a demasiadas figuras de la industria musical dominada por el mainstream y tampoco sacamos a cuestión su dominio en el escenario. Un final sencillo y con un adiós muy simple que dejó a todos con buen sabor de boca después de un poco más de una hora de gritar y cantar uno de los mejores álbumes del 2013.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM