Reseña de Mono en El Plaza Condesa

Reseña: @Futuroll
Fotos: OCESA / Yunuén Velázquez

Poco más de una año tuvo que pasar para que la banda japonesa Mono, regresara a la Ciudad de México con una asistencia abastecedora sin llegar al sold out. Casi todo resultó ser igual a la visita del año pasado, un set a punto de ser idéntico, aunque más corto y el mismo atuendo seco y elegante que reflejan en su imagen fría y sin transferencia. Ésto no fue malo, la asistencia de muchos fue para ver por primera vez a esta banda que no sé si deja todo en el escenario, pero que como cualquier japonés, presumieron de tal perfecta ejecución, cada uno en sus diferentes papeles de músicos.

Pasando diez minutos después de las 9:00 pm, la banda salió al escenario acompañados de gritos y aplausos que no llegaron al nivel que normalmente escuchamos en un concierto en México; el género post rock no amerita un silencio frío y obligado, pero la banda así lo necesitaba o al menos a si lo logré entender después de escuchar a la gente callando a los demás. Después de casi un minuto de no escuchar absolutamente nada, los primeros acordes de “Yearning” salieron de una oscura y rara imagen.

Sin venir a presentar nueva producción; la banda nos reflejó, como una visita patronal, la importancia que tienen dentro de este género que no representan, pero sí como normalmente una banda de culto lo demuestra en cada presentación. “Dream Odyssey” y “Pure As Snow (Trails Of The Winter Storm)” siguieron con un cambio de la portadora del bajo hacia el piano.

Después de tantos altos y bajos en nuestros oídos, no puedo negar que cada uno de los que conforman a Mono, tiene su peculiaridad en el escenario; desde la persona más fría y sin movimiento mas que de sus manos y brazos, como la única mujer y ejecutante del bajo, hasta el centrado y menos lacio con ligero carisma que portaba a las percusiones. Sin ninguna voz que saliera de la boca de cualquiera, los siguientes temas a escuchar fueron “Kanata” y un emocionante salto que nos dejó “Ashes In The Snow” con luces y poder aguerrido desde las guitarras.

Siendo la tercera vez que Mono pisa el país para ofrecer algún concierto, no puedo decir cuál fue el más emocionante, pero sí puedo asegurar que éste no fue el más esperado. Sin dejar de lado esta magnífica presentación, también aseguro que será de los mejores que albergará este año El Plaza Condesa y claro está que la cantidad de gente que asistió, tiene qué ver en esto.

Para terminar esta descolorida presentación, sonaron “Halcyon (Beautiful Days)” y “Everlasting Light” agradeciendo por supuesto a todos con un abrazo entre ellos y una despedida un tanto corta que terminó con una pequeña elevación en los gritos del público esperanzado en que regresaran con un encore que nunca llegó.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM