Reseña de These New Puritans en El Plaza Condesa

Reseña:@Futuroll
Fotos: Yunuén Velázquez / OCESA

El tercer álbum de These New Puritans parece carecer de ciertos elementos que lo contemplarían con un atractivo mayor. La instrumentación aumenta considerablemente posicionando al álbum fuera de la escena independiente de la que generalmente estamos acostumbrados. Aún así, El Plaza Condesa recibió la noche del 7 de Diciembre a la maravillosa banda de Art rock liderada por el genio musical Jack Barnett.

Con un recinto con poco menos de la mitad del total de audiencia presente, escuchamos casi en su totalidad “Field Of Reeds” comenzando con un Intro bastante ensordecedor y deslumbrante por parte de las luces, muy bien organizado y beneficiando a todos los fotógrafos. Con una ambientación al estilo de smashes automovilísticos, se hace presente un sonido casi perfecto para iniciar oficialmente el show con “Fragment Two” y “The Light In Your Name”.

Tocaba el turno de recordar el espectacular segundo álbum “Hidden” para escuchar “Attack Music” y la máxima elevación con “We Want War” para que por fin escuchemos a Jack Barnett dirigiéndose al público.

Regresando a “Field Of Reeds” y llegando a la mitad del concierto; sonaron “Organ Eternal”, “Field Of Reeds” y “V (Island Song)”, las canciones más valoradas de este álbum. Son muy diferentes canciones que en vivo suenan demasiado potentes y probablemente la voz de Elisa Rodrigues le da una elevación a la sesión, llevándola al clímax de la noche.

La última vez que visitaron la ciudad fue para ser parte del Corona Capital 2011. En ese entonces tenían un álbum menos en su repertorio y la capacidad para atraer a más personas, ya que según los medios especializados, prometían ser una gran banda. Hoy en día lo es, sin embargo “Field Of Reeds” ha pasado desapercibido mencionando que el exceso de instrumentación puede afectar la popularidad de una banda de su tipo que hasta apenas en los últimos años, la majestuosidad de sus músicos evolucionan y se complementan para crear algo único.

Un show de poco más de una hora de duración terminando con un encore dando lugar al una versión editada de “We Want War” y finalizar con “Orion”

Una visita muy corta a la ciudad y a ruinas arqueológicas que no quedó en la memoria de muchas personas, afortunados aquellos que lo presenciamos, pues tal vez tarden bastante para regresar.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM