Reseña: Hinds – Leave Me Alone

Hinds
Álbum: Leave Me Alone
Sello: Lucky Number
Salida: 8 de Enero
Disponibilidad: iTunes / Apple Music 

Por: Fernando Contreras

Hinds es un no tan nuevo grupo proveniente de Madrid que, según mis oídos, hacen garage rock. Su origen se data en el 2011, cuando Carlotta Cosials y Ana Perrote se juntaron después de algún tiempo y posteriormente lanzaron junto a Ade Martín y Amber Grimbergen su Demo en el 2014 a través de Lucky Number.

Este 2016 lanzaron su álbum debut bajo el mismo sello con 12 canciones llenas de guitarrazos y voces frescas al puro estilo California. A pesar de no contar con ninguna canción en español, el inglés es expresado tal y como cuando lo aprendemos; de lento a rápido y muy improvisado.

“Garden” es el primer tema y tal vez el más conocido por nosotros antes de escuchar el álbum completo. Obviamente es la mejor carta de presentación que pudieron escoger; la canción tiene melodías suaves, sin llegar a lastimar y con la opción a quedarse en nuestra cabeza por un rato. Un pop ruidoso que se va desvaneciendo poco a poco e insisto, tienen marcado el noise californiano.

La melodía más palpable llega con “Fat Calmed Kiddos”. Tal vez ésta sea como la parte femenina de los Black Lips; rebelde y con ganas de moverte. Si escuchan en seguida “Warts”, la trama sigue de la misma forma, pero es, por mucho, una sensación de reacción a estar borracho o borracha; escuchan lo mismo pero alejado, borroso y algo olvidadizo.

“Easy” suena sin voces encimadas, una a la vez y es ahí cuando llega el momento de que la guitarra principal haga lo suyo. Es un tema cercano a los demás pero podría pasar por la autoría de otra banda. No sé cuál de las dos voces es la que se oye, pero su fineza se siente más extrema y hasta podría pasar como favorita.

Si pensaron que podría haber alguna canción en español en el álbum, “Castigadas En El Granero” no es más que otra en inglés, aunque la diversión es muy notoria y con comer el alimento de los animales podríamos sobrevivir, bueno, así lo entendí. La que sigue, equis, no está buena, sin chiste, sólo hay intrumentos tristes y sin sentido. Haciéndoles el honor, se llama “Solar Clap”, por cierto.

Aunque “Chili Town” es la canción más escuchada del álbum, ésta sigue el mismo camino que la anterior, aunque ahora sí cantan y las pocas ganas ya se ven reflejadas, pero no para mal, ya que con “Bamboo” suben de tono, como recuperándose de un momento vacío. La cosa es que no hay mucha diferencia.

Por fin “San Diego” es la que le regresa la frescura al álbum. Probablemente ya también conocían este tema y claro que es de esperarse que sea un sencillo más; las cuatro retoman lo que escuchamos en “Garden” pero un poco perfeccionado. No quiero decir que sea una canción mejorada, si no que su intención se ve reflejada de la misma forma y lo que logran con esto es atraparnos para seguir escuchando el álbum, tal cual.

Con “I’ll Be Your Man”“And I Will Send Your Flowers Back”, el desamor se refleja demasiado; son canciones lentas pero con propósito en donde la guitarra vuelve a opacar las voces que se desgarran a lo lejos.

El álbum termina con con “Walking Home”; un tema que levanta lo que escuchamos y que define al álbum como una historia de amigos en una borrachera. Es como si pusieran a cuatro tipas a platicar de sus historias de amor dentro de una cantina; durante el momento hay tristeza, chistes, hablan y ven borroso, pero al final salen del lugar como si nada hubiera pasado.

El álbum es propositivo, no hay mucho que se le parezca, pero posiblemente no es lo mejor que hubieran hecho, el potencial se ve reflejado en algunos temas que claramente podrían retomar en un futuro.

FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM