“Say My Name”

Texto: Alixx

Pues esto va para todos aquellos embarazados, sí, el matrimonio que ya esté en vísperas de un bebé, para que no la rieguen y hagan feliz a su primogénito.

Desde el inicio de nuestras vidas, se nos trata como pertenencias, si nos quieren o no tenernos, apellidos, que indiquen que somos de nuestros padres y nombres que ni siquiera nos preguntaron si nos gustaban, pero eso le da la oportunidad a la gente a utilizar un apodo de tres letras, que por lo menos, yo detesto.

Ya sé, moda, tendencia, lo que sea, pero eso sólo denota la poca imaginación de llamarle a una persona y su pobreza en el vocabulario que tienen. -Wey, wey, wey…-

Por otra parte, yo no sé que tienen en la cabeza, los padres de “Masiosare” o de “Agapito”, en serio, es cómico al leerlo, pero ya tomándolo más en serio: ¿qué carajos fumaron?, sí, somos libres de ponerle el nombre que queramos a nuestros hijos a falta de raciocinio a tan corta edad de los sometidos, pero, creo que al yo escoger el nombre de mi hijo o hija, según sea el caso, sí, será un nombre que suene bien y tomar en cuenta que si me caso con un “Galindo”, jamás le pondré “Mónica” a mi hija y mucho menos “Rosa”, si me caso con “Melcacho”

Son decisiones importantes, es un pedacito de tí, para que el nombre que le pongas, resalte el lucero que es para tí, ¡lo más preciado! Un nombre elegante, coqueto, diferente, no una burla ni un trabalenguas. Que sea un nombre que llame la atención de una forma mesurada, que sea más agradable que el típico “wey”, en la vida cotidiana.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM