Seeed componiendo destreza en El Plaza Condesa

Texto: @Futuroll
Fotos: OCESA / Yunúen Velazquez

Tenemos muchísimas bandas de culto que pasan a veces desapercibidas en algunos otros muchos sitios y más aún si se trata de agrupaciones que exportan ritmos y sonidos alejados de su lugar de origen. Seeed es un colectivo que ha sufrido por éste tipo de catálogos en diversas publicaciones, ya que el estilo en el que se alojan se encuentra muy alejado de su residencia actual. Sin embargo, la gran cantidad de ventas en Europa cubiertos por una disquera transnacional, hacen que esta banda, que cuenta con una amplia formación de integrantes, no sea sólo de culto, si no capaz de llenar grandes recintos alrededor del mundo.

En El Plaza Condesa no ocurrió esto; el sold out no llegó como aseguraban muchos medios, aún así presenciamos un acto que ninguna otra banda nos dará en mucho tiempo. Comenzando la noche, una agrupación de la Ciudad de México, con un objetivo un tanto similar, nos puso a calentar motores con buen baile cercano al brekbeat y al jungle conjuntándolo con reggae y dubstep.

Una presentación bastante efectiva para abrirle a los originarios de Alemania en donde escuchamos los temas “Roots Control”, “Equilibrando El Sistema”, “4:20”, “Sensi-bilizar”, “Cumbia Negra Maconhera” y “Valor Y Fuerza” para que Proyecto Maconha pusiera a la audición a seguir con más espera, no importaba, no los aburría, querían seguir con estos capitalinos en el escenario para terminar con “Breakin’ Da Law” e “Ignition”.

Llegó el momento de recibir a Seeed y se logró con bastante ovación; tantos gritos eufóricos por la visita de esta gran agrupación, con casi 16 años en la escena, que duraron muy poco antes de su primera canción, como un esfuerzo que te satisface tan pronto llega el objetivo. La gran “Augenbling”, “Woderful Life” y “Music Monks” fueron algunas de las canciones encargadas de iniciar el no tan largo set de la noche con una asombrosa imagen de la gran orquesta que se cargan incluyendo los tres vocalistas, un DJ y alrededor de 8 músicos multi instrumentistas.

¡No puede ser! Estamos haciendo un Harlem Shake y no quedó muy bien, la emoción se vino abajo, después de ver algo único se atreven a hacer algo que no necesitaban. Con espera de que no saliera de ahí, la piel chinita brotó de nuevo y escuchamos “Schwarz Zu Blau”, original de Peter Fox en solitario, “Amilli” y “Speck” viendo a algunos integrantes bajar del escenario para terminar con “Wir Sind Seeed” y “Aufstehn!” con algunas chicas arriba del escenario bailando junto a ellos.

Sí, todo era una fiesta que no terminó como perfecta, pero sí como inolvidable; pasando a tener en la cabeza algo diferente a lo cotidiano en nuestras vidas de conciertos.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM