She Wants Revenge: La Fineza de la Noche en el Pepsi Center

SheWantsRevenge.PepsiCenterWTC.Fotos.05

Fotos: Rodrigo Puente
Texto: Fernando Contreras

Nuestra ciudad recibió, de nueva cuenta y después de cinco años, al dúo californiano She Wants Revenge integrado por Justin Warfield y Adam Bravin, quienes celebraron una década del lanzamiento de su álbum debut homónimo con un tour que pisó el Pepsi Center y así destapar diversos corazones rotos, o tal vez oscuros, que algunos presentes llevaban a esta gran noche.

Dos bandas, también de California, fueron invitadas para abrir el show con particular energía y estilo, las cuales, a pesar de haber tocado para un mínimo de personas, lograron echarse a la bolsa a unos cuantos escuchas que asistieron temprano para conseguir buen lugar. La primera fue Raw Fabrics, que, con un aspecto colorido y divertido, abrió el espacio para que Jack Bruno bajara con el público a tocar desde adentro “Plastic Joy”.

Siguió el turno de Night Riots, la típica banda característica de su lugar de origen en la juventud, los cuales llenaron el ambiente de rock y pop alternativo a cargo de Travis Hawley, ahora con pelo largo. Tal vez llamaron un poco más la atención, pero la espera ya se estaba alargando, así que, con todo y un cover a Tears For Fears con “Everybody Wants To Rule The World”, la banda cedió el escenario al objetivo de la noche.

Sin tanta desesperación desde la pista y con un Pepsi Center a un cuarto de su capacidad, She Wants Revenge atendió el escenario para iniciar su set con “Red Flags And Long Nights”, “These Things”, “I Don’t Wanna Fall In Love” y un momento brillante con “Out Of Control”. Siguiendo con la celebración de She Wants Revenge (2006), continuaron con “Monologue”, “Promises For Broken Hearts” y “Sister”, las cuales le dieron un lugar en solitario a Adam Bravin con un solo en el teclado y unos efectos de lluvia que armonizaron esa desconexión y receso.

Justin Warfield y compañía regresaron al escenario para seguir con el set correcto y escuchamos “Us”, “Someone Must Get Hurt” y antes de cerrar con “She Loves Me, She Loves Me Not”, escuchamos de manera grandiosa uno de los temas favoritos y más esperados de la ncohe; “Tear You Apart”.

Este tema no sólo los llevó a la gran convocatoria que tienen hoy en día en sus conciertos; lograron llevar tan característica canción a musicalizar diversos momentos en la televisión (series, películas y comerciales), la radio e incluso anuncios en internet.  No sólo nos dimos cuenta de la gran influencia que le tienen al new wave y al dark wave con bandas como Bauhaus o Depeche Mode, sino el cómo lograron posicionarse, en tan poco tiempo, como una de las bandas a seguir en la década pasada al cargar con un estilo muy peculiar en sus música.

La banda regresó después de algunos segundos en el encore para anunciar que no quedaba mucho tiempo de su concierto y que lo disfrutáramos al máximo con los pocos temas que quedaban, en su mayoría más recientes. Comenzaron con “Take The World”, “Maybe She’s Right”, “True Romance” y “Replacement” para terminar un tanto más formalizados con “Written In Blood” y “Rachael”.

La noche persistió de manera potente gracias a la gran energía del público presente, aunque ésta no superaba las 800 personas. El set estuvo cargado de buenos temas y suficientes para sustanciar bien el concierto y a pesar de que muchos gritaban el nombre de canciones que faltaban, Justin Warfield prometió que no pasará mucho tiempo para que regresen a uno de sus lugares favoritos para tocar.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM