Tendencias Criminales en la Primera Cita

Por: Alixx Core

Siempre, en una cita, indican que “la primera impresión es la que cuenta”. He pensado que muchos dichos y refranes están equivocados, pero si nos valemos de éste como algo contundente en la cita, debemos de basarnos en estos sencillos pasos:

1. La ropa: Si alguien quiere algo bien contigo, te vistas en un “mood” súper pandroso o como toda una diva, créeme que lo que importa es lo que tú tienes por contar. Esas pláticas interesantes y sin tabúes que harán que una persona se interese más y más en ti. Puede que encuentres a personas que sólo quieran hacerte Rayos X y listo, pero también eso lo sabes. También creo pertinente mencionar que el tamaño de la falda NO es proporcional a la facilidad con que alguien te la pueda quitar. Debemos de quitarnos esa venda de los ojos. Una mujer se puede vestir como quiera, sin tener que estar pensando que lo hacemos para excitarlos o para tener un encuentro casual con ustedes, en serio, la ropa se hizo para lucir lo mejor de nosotros y no para poner limitantes con base en la persona que uno saldrá.

2. Pretenciones y doble cara: ¿Para qué pretender ser algo que no somos? ¿Para qué alabar lo que haces si realmente lo que cuenta es que te vean feliz con la pasión que tienes por lo que haces? Aparte no estás en una entrevista con tu CV al lado; las pláticas son espontáneas y te aseguro que los temerosos “silencios incómodos” tienen un por qué. No puedes estar toda la vida como merolico con una persona. Esos silencios sirven para disfrutar de la buena plática, de las cosas en común y de querer saber más, de lo que definitivamente ni siquiera sabes que existía.

3. El sexo: OK, primera cita. ¿Sexo? ¿Realmente está bien? No lo sé y creo que nadie lo sabrá, porque no podemos estereotipar. El peor error del ser humano es generalizar, pero aquí mi recomendación es sencilla. Si quieres algo bien, un poco más de tiempo le pondrá emoción a la situación en la que todo mundo acaba feliz. Si quieres algo casual, pasajero y demás, es tu decisión, nada más que sabes que es con toda responsabilidad.

Creo perfectamente que aunque no queramos nos regimos por un principio, una ley o como le quieran llamar ante la sociedad, por el dichoso “qué dirán”, pero hay que pensar que estas tendencias en las que estamos destinados a que se nos persiga o castigue, quedan completamente obsoletas cuando estás viviendo el momento, cuando importa tu plenitud como ser humano, y a la vez, no eres egoísta y compartes esa capacidad de interacción con esa persona que no sé si sea el destino o la causalidad, está ahí para que aprendas algo.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM